¿A quién no votas?

Mascarada

Me llamo Raúl Sánchez y yo no voto. No lo hago por que no creo en esta democracia de castas, por que necesito un mundo mejor y eso es algo que ningún político puede ofrecerme-en realidad ofrecermelo si, conseguirmelo no.- Ellos tienen otras prioridades: libran batallas de poder contra sus reflejos del partido contrario, besan niños y sonríen sin parar una vez cada cuatro años. Viven de la retórica, de las apariencias y la demagogia, también de insultar y acabar con su contrario.

Son perros salvajes lanzando dentelladas a derecha e izquierda, según les comunique el partido. Enseñan sus dientes mientras nos explican un cuento chino de por que hacen todo esto por nosotros, pobres mortales.

Su verdad es la absoluta, sólo ellos pueden hablar de política, en menor medida el que les vota y, yo, como no les sigo el juego, soy descalificado e invalidado en cualquier discusión que pueda tener sobre ellos.- como no voto mi opinión no cuenta-.

Así que volveré a repetirme: Me llamo Raúl y no voto. Por eso precisamente puedo quejarme de todos, por que no voy a sus comicios después de haberles escuchado, aunque ellos no han hecho lo propio conmigo, por qué por encima de las palabras les he visto hacer nada, o lo que es peor, haciendo demasiadas tonterías con los peones que tienen a su cargo, por qué no votar no destruye lo que pienso, en todo caso hace más fuertes mis ideas y convicciones.

Hoy ya no importa al que vas a votar, es mucho más determinante al que dejas de elegir. Sabes que ninguno de ellos va a cumplir tus expectativas. Se construyen de mentiras y si vas a votar lo haces para evitar el avance de terrores mayores. Cada vez parece haber más votantes de esos del voto útil y absurdo que nos condena a pendular sobre la misma propuesta-la mala y la peor-. Ese voto inútil come de nuestros miedos, lo alimentan los mismos que deberían buscar argumentos para nuestra movilización. Incapaces de articular un discurso convincente y coherente prefieren concentrar sus ínfimos esfuerzos en invocar al coco, al hombre del saco o cualquier monstruo que nos quiera quitar el dinero. Ya no somos unos niños, deberíamos espantar a todos nuestros males de la infancia y seguir con nuestras vidas pero…preferimos que salga el menor de los males y no tener que preocuparnos demasiado. Yo quiero algo mejor, por eso no les votare a ninguno.

Cuando alguien les dice algo así acaban por llenarse la boca con lo de- con lo que luchamos para que tu hoy pudieses votar-. Es verdad, pero se han quedado a medio camino y prefieren dormitar a seguir peleando, yo seguiré caminando un poquito más.

LaRataGris

Anuncios

2 Responses to ¿A quién no votas?

  1. ehrre dice:

    Me llamo Raquel y yo tampoco voto.

    Raúl, Raquel, Rata. Botemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: