El Necroamante

Miró su boca muerta: sus finos labios, frios como el hielo, opusieron la resistencia de los años.

-Te daré mucho calor.

Se había conservado mejor de lo que podía esperar. Finalmente se lengua venció la resistencia del muerto y comenzó a explorar la cavidad minuciosamente, dejandose llevar por el beso. Deslizo la carnosa humedad, jugueteando entre los dientes del difunto, hasta que venció las primeras reticencias que se autoimpuso. Un bulto empujaba en sus pantalones, clamando por salir.

-Soy tu mayor fan-le susurró melosamente.

Miró a su alrededor, la morgue vacía y una tenue luz medio iluminandolo todo. con rapidez se bajó los pantalones, giró el cuerpo inerte buscando el orificio trasero. Olió la corrupción del cadáver, aplicando un lubricante en el ano, se embadurno tambien el pene para que nada fallase y follase.

Su miembro rompió la barrera del dictador, era una diversión cara pero la disfrutaría, mientras mantengan el cuerpo para los fanáticos podría seguir con su polla al viento del fascismo

LaRataGris

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: