Susana

Las cosas

pueden obtenerse de mil formas,

pero no todas te hacen feliz.

LaRataGris

Susana se sentó al lado de la montaña más alta del mundo y esperó. Esperó a que el sol se fuera, que las nubes se marchasen y la luna la saludase. Después de que todo esto sucediese se levantó y comenzó a andar hacía el Norte, alejándose del terreno que había pisado.

Más tarde, tras unos días de camino, llegó a un lago. Era un lago precioso, con reflejos de plata por toda su superficie y una barca en la orilla. Decidió que le gustaría ver amanecer en él. Se montó en la barca, remó hasta el centro y mientras se trenzaba el pelo contempló cómo el primer rayo de la mañana lo iluminaba todo.

Pasó un día durmiendo.

La corriente la arrastró al lado este, desembarcó, miró alrededor pero no le gustó nada de lo que vio. Cogió de nuevo la pequeña barcaza que le había obligado a llegar allí y la dirigió al oeste, hasta pisar tierra firme. Esta vez le pareció todo mejor y se quedó a vivir.

Con el tiempo su vida fue un poco más prosaica para el resto de personas: levantarse, desayunar, cultivar, comer, leer, dormir y en algún momento morir, no era suficiente para ellos, anhelaban verla hacer cosas que soñaban y, por tanto, la olvidaron.

Fue de esta forma como nadie supo que murió feliz. Murió feliz de haber conseguido una noche, una mañana y una vida. Lo que, a veces, todos quieren, lo que Susana logró de forma casual, como eligió, sin seguir el camino de baldosas amarillas.

LaRataGris.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: