Araña domingo

30 noviembre 2021

Hoy es domingo en el centro comercial, deberían dormir las tiendas. Las arañas salen tranquilas de paseo; se asoman cucarachas en el almacén.

-Hoy no vienen los humanos- gritan las ratas-. Hoy esto es para nosotras.

Y corretean; orinando y cagando en cada esquina. Solo prohibida la zona de restaurantes, el ocio y algunos lavabos seleccionados.

No entienden de rebajas, de festivos especiales; normativas para que no pare la rueda: sin descanso, sin familia, sin amigos, sin casa.

“Gran apertura” se lee en todas las entradas, en carteles enganchados a farolas, se dice en varias cuñas de radio pero nadie avisa a los insectos no humanos.

Cuando aparecen los primeros trabajadores ven bailar felices a las pelusas del polvo, artrópodos paseando, insectos comunes recitando tantos cuentos como granos de arena hay en el mundo. Asqueados ante el espectáculo que les es negado deciden limpiar, chafar, destruir como si no fuera domingo. Que todo este perfecto para los compradores.

Mientras tanto, en otro universo, los empresarios, desde sus casas no quieren a las familias de sus empleados, no sueñan con amigos o un hogar ajeno; no les gusta que las arañas paseen sin bolsas de la compra o gastar su dinero.

LaRataGris


Vidas apagadas

26 noviembre 2021

Picotea un poco.


Disculpe por los incendios

23 noviembre 2021

Pide perdón. Muéstrate arrepentido, no hace falta que te arrepientas.

Es que tú eres así, tampoco fue para tanto, un pequeño incendio. Lo que pasa es que a la gente le gusta incendiarlo todo y ¿a quien no? Siempre con sus opiniones de bomberos profesionales.

-Lo siento

Baja la mirada, promete que jamas, aunque el frio te congele, nunca volverás a incendiar nada. Sonríe que parezca que eres bueno, un error.

Y, la próxima vez con más cuidado, que no te pillen.

Hay quien cree que dos disculpas ya son más de lo que pueden creer y, la siguiente, sería la tercera. Aprende a disimular cuando lo arrases todo.

LaRataGris


Pobres de segunda

19 noviembre 2021

Quebrar


Futureman

16 noviembre 2021

El Hombre del futuro llevaba un reloj que contaba sus pasos y las calorías quemadas; que se conectaba con la pequeña central termonuclear que guardaba en su bolsillo.

Viajaba vestido a la última moda, montado en un caballo eléctrico. Para trayectos largos se dejaba engullir por ballenas de tierra y viajaba en su estómago. Respiraba aire depurado con filtros de oro, con sabor a menta.

Futureman: políglota de la jerigonza, tiene acceso a créditos a muy bajo rendimiento, intereses casi regalados, dispuestos para cualquier capricho.

El hombre del futuro is free, pot pensar el que vulgui pero con moderación y corrección.

Que reclame lo permitido, que sea de todos el mejor futuro precocinado.

Onegin

LaRataGris


Cómoda incongruencia

12 noviembre 2021

Mira en este otro lado Quebrar


Aprender derrotas

9 noviembre 2021

Aprendimos sobre la marcha, a fuerza de golpes y silencios.

-¿Érice?- Algunos caían para siempre. Desaparecían como si nunca hubiesen pertenecido a la compañía.

La empresa contaba los muertos y, los que quedaban, eran clasificados en uno de los dos grandes grupos existentes; pertenecías a los que resistían o eras de la triste gran mayoría.

Incapaz de reaccionar, la gran mayoría, se plegaba al sistema, nos traicionaba. A menudo incluso los resistentes teníamos que aparentar ser babosas para obtener un momento de paz, eso obligaba a desconfiar los unos de los otros.

Nunca podías saber con quien te levantarías. Te acostabas con un compañero, sí, pero por la mañana podías estar muerto; sino ya te mataría.

Siempre la siguiente embestida era peor, más arrolladora, más cruel. Más intensa y tú, con menos fuerza, te atas frente a las sirenas, te afianzas y esperas que la cuerda aguante lo suficiente como para seguir aprendiendo.

LaRataGris


Arder sin solución

5 noviembre 2021

Quebrar


Final, punto.

2 noviembre 2021

Aunque la tinta empezaba a borrarse, el negro parecía un azul desgastado, ella se empeñaba en mostrar el tatuaje con orgullo. Una enredadera que subía hasta la mitad del muslo, salpicando la pierna con alguna florecilla que no tenía reflejo en la realidad. Nunca significó nada y ya ni le quedaba la pretensión de la belleza.

Aún así, Patri, buscaba ropa que no le tapase. Quería lucir y lucirse como un escaparate al mundo.

Alguien, un desconocido, le advirtió- Es poco favorecedor, tienes que reciclarte.

Incluso le dibujo un croquis de como mejorarlo: Una raya aquí, la cortamos con una perpendicular y una imagen bíblica de un Jesús Sexsimbol; sí, con el colgajo totalmente a la vista.

Valoró la propuesta, la miró interesada un microsegundo y la desecho con una carcajada. Hacía tiempo que no necesitaba complacer a nadie ni mostrar su belleza interior, le gustaba que su tatuaje fuera tan feo y absurdo.

LaRataGris

.


Miedo a no tener nada

29 octubre 2021

El cómic digital no sufre la crisis por falta de papel, no te lo pierdas.