La margarita sonda

19 enero 2017

La margarita sonda


Mi hombre lobo

16 enero 2017

Estaba sola. se le notaba en la mirada, perdida en los lugares comunes.

Las calles empezaban a ser todas iguales, cada esquina era como la que había dejado atrás, y cada hombre parecía un cazador peligroso. De repente vio una señal de metro- Los metros-pensó- Siempre van a algún sitio, aunque no sea un buen lugar- Aceleró el paso intentando que la parada no se le escapase, ahogada por la gente que se la lleva como la marea. Allí seguirá sola, pero en una estación calentita.

-¿Dónde vos tan deprisa, Caperucita?-Un hombre lobo ciego la miraba con los ojos turbios y las intenciones sucias

-¿Caperucita?- el nombre no parecía decirle nada, pero sintió que era mejor que estar perdida, aunque se equivocase. Se echo sobre él , llorando miedo, mientras la parte más lobo mostraba sus dientes manchados de malas ideas, terriblemente afilados.

-Ven conmigo, pequeña flor. Ven a mi madriguera.- le dijo acercándola hasta su pecho cálido- Ven a mi mundo, pequeña.

LaRataGris


El hombre invisible, primer contacto

12 enero 2017

El hombre invisible, primer contactoGuía de lectura de la historia Vota Charlie, a la que pertenece esta El hombre invisible, primer contacto


Tradición ceremonial

9 enero 2017

La capsula parecía forrada con las ascuas del mismo infierno. Keira creía estar dentro de un horno, empezaba a necesitar un poco de aire fresco, algo que no conseguiría en la pequeña vaina metálica. Por un instante valoro la idea de quitarse la ropa, algo evidentemente estúpido para la elegida. No sería capaz de volver a vestirse, como iba a atreverse a llegar desnuda a la estación orbital, eso era totalmente indecoroso.

Con la dignidad, aquella que le permitía el mar de sudor en el que se bañaba, se sentó como le habían enseñado, esperando que el sistema de respiración de la nave consiguiese renovar el oxigeno.

-Bienvenida a la amigable luna de Lsb- Keira dejó que le ayudaran a pasar por el pequeño agujero del metal.

Las escaleras eléctricas la la pasearon hasta suelo lleno de pétalos de rosas verdes. Su pie descalzo notaba el suave camino.

El jefe de protocolo caminaba a su lado, con la cabeza agachada, mirando el suelo mientras recitaba una vieja letanía.

Aparto sus pensamientos más terribles y se dirigió al castillo, vitoreada por el pueblo de la luna.

– Es un gran honor haber sido la elegida.

-Cuando la descuarticemos todo será precioso, elegida.- Iban desmembrarla en ofrenda a los dioses sanguinarios. Un pincho atravesaría su cráneo sin matarla, para que sintiese cada tajo. Moriría una hora después, con orgullo por una buena y dolorosa tradición.

LaRataGris


Ningún niño sin su juguete

6 enero 2017

ningún niño sin su juguete


Luces del lago

3 enero 2017

La ciudad era un lago de luz en el que ahogarnos cada noche. Habíamos seguido su rastro replasdenciente como pequeñas y crujientes moscas hipnotizadas por sus haces luminosos.

Siempre había alguien que te prevenía para que no te alejases- Siga la senda marcada, no se pierda.

Toda urbe era construida pensando los caminos. Los altos edificios proyectaban sombras por los rincones potencialmente peligrosos. Condenaban los callejones a la oscuridad más absoluta para que solo su senda fuese visible.

Aunque, si buscabas, siempre podías encontrar esas calles sin salida, donde se amontona a los desheredados, pero ¿quién querría buscar?.

Yo siempre era de los privilegiados. Siguiendo el rastro de las miguitas de pan, era imposible que me perdiese. Yo llegaría al lago de luz y tendría el privilegio de morir asfixiado en el. Yo era uno más, enamorado de lo cotidiano, fingiendo ser el rey de mi vertedero. Por eso no vi venir la caída, nunca se ve cuando te ciega el brillo, artificial, de la nada.

LaRataGris


Seguir caminando

31 diciembre 2016

Seguir caminando