Viento de ayer

26 septiembre 2016

El viento me trae la fragancia suave del pasado. ¿Recuerdas? La noche gemía sobre nuestros cuerpos desnudos mientras la luna, tímida, miraba de reojo tras una nube cargada con lluvia de verano.

-¿Cómo te llamas?-Sorprendido mire tus palabras tan sólo un segundo, justo antes de regalarte mi nombre. Estábamos condenados a ser un momento fugaz cuando te empeñaste en hablar, aún jadeantes.

– Mario…-Me recitaste un poema horrible donde yo era sinónimo de luz- Es muy bonito- aunque creo que las carcajadas me delataron.

-Supongo que gracias.

– Es que ya no era necesario, ya…- tus labios estremecieron mi piel y respondí a tu nueva invitación con los ojos vendados.

-Unicamente acabara cuando nosotros queramos ponerle fin- Mis manos tomaron tu cuerpo, expectante, mientras tu voz me susurraba el tuyo-Mario y Mario, el viento nos casara esta noche y cuando lo escuchemos hablar sabremos que nos traerá esta suave fragancia.

LaRataGris


“Diferales”

22 septiembre 2016

"Diferales"


La niebla

19 septiembre 2016

Todo había desaparecido engullido por una niebla espesa. Parecía viva, dispuesta a tragarse a cualquier incauto que se moviese ante ella. Al principio, una pretensión estúpida, quiso que nos buscásemos. Se escuchaba como todo el mundo gritaba el nombre de alguien que había perdido. Voceaban hasta quedarse afónicos y perder la esperanza.

-Si alguien puede escucharme- comenzó a oírse en susurros más espesos y pesados que la propia bruma- Me rindo, soy parte de la niebla.

Entonces retiraron el intangible velo. Apareció la figura de Don Amo, altivo, acariciando la cabeza de dos cachorros salvajes.

-Bien- aplaudió nuestra derrota, sus objetos humanos- Ahora a trabajar sino queréis que me vuelva a enfadar.

Los cuerpos, casi esqueletos tras varios días perdidos, sin comer, parecían moverse con el vaivén del viento. Finalmente conseguimos levantarnos con dificultad. Demasiado débiles hicimos un último esfuerzo por sonreír. Vi como brillaban los ojos de mis compañeros y, sin previo aviso, nos abalanzamos como habíamos acordado dentro de nuestra prisión, nos lo comimos.

– El engaño ha funcionado- gritó una voz desesperada. Ahora buscad sus máquinas, que no puedan volver a ocultarnos bajo su niebla prefabricada. Juntos somos mas fuertes.

LaRataGris


Anuncio: La búsqueda de Vyvyan

15 septiembre 2016

Anuncio: La búsqueda de Vyvyan


La educación de las élites

12 septiembre 2016

Colgó la chaqueta como si fuese un acto de rebeldía, mordiéndose el labio inferior para formar una mueca chulesca, su cuerpo acompañó con un movimiento de escuálida lagartija.

-iPuedes sentarte de una vez!-le espetó la profesora- Hay alumnos que quieren comenzar la clase- Era una evidente mentira, la que más, el que menos, la ignoraban interesadas en otra vida que sus hormonas les descubrían.

-Tranqui- Se sentó mientras levantaba la solapa del polo.

«Los institutos para niños ricos son lo peor», la pobre cayó sobre su silla, sin ganas de explicarles nada.«Sólo vienen los que tienen dinero suficiente como para acabar siendo drogadictos. Los que no quieren estudiar y sus padres piensan que aquí los meteremos en vereda. Menuda panda de imbéciles»

-iChist!- llama su atención el rebelde sin causa- ya puede comenzar.

-Bien,- regresa al universo- ¿Alguien puede decirme porque Franco perdió la guerra civil? – y ríe complacida porque, si solo uno escucha, lo que va a oír y memorizar será suficiente como joder a sus padres…

LaRataGris


Para ellos solo es un juego

8 septiembre 2016

Para ellos solo es un juego


Quijotada

6 septiembre 2016

Había sido un día duro. Aunque no muy diferente a cualquier otro, esta vez estaba más sensible. Las mismas rutinas y sonrisas, era un cansancio psicológico.

La gente parecía estar bien en sus vidas sin sol, a la sombra de los monstruos de cemento.

-¡Oh, Quijote!- gritaba a su interior- Si te hubiese tocado nacer hoy, con todos esos mastodontes encarcelando nuestra existencia.

Irene recogió algunas piedras del suelo, acarició su piel fría, tan dura y rugosa. Los pedruscos siempre llamaban su atención, parecían susurrarle un cuento de cristales rotos y fuego- No debes hacerlo- se pidió mientras apretaba con fuerza el puño- Debes esperar el momento adecuado- Guardo los proyectiles en el bolso, vigilando que nadie la viese.

-Ojala ellos recojan la misma munición que yo. Mañana puede ser un buen día. El futuro es repetitivo y yo, todos, estaremos más cansados de esto, de la quijotada.

LaRataGris