De predicciones y cumplimientos

Pussy, el conejito veloz, sabía muy bien lo que hacía. Por desgracia, los demás no, si no habrían intentado detenerlo, seguro. Puso en marcha la pequeña bomba de relojería, la que tenía potencia suficiente para mandarlo todo al garete. Apenas un mes y nos quedaremos sin tierra sobre la que posarnos, aunque dará lo mismo pues no estaremos aquí para saberlo.

Después insertó un anuncio publicitario a las horas de máxima audiencia televisiva:

Hola amigos- decía en él- soy Pussi, el conejito del destino, llamadme y os diré el futuro. Sí, sé lo que estáis pensando: ” ¿por qué llamar a Pussy y no a Smell, la mofeta adivina?” Pues bien, aparte de lo obvio, claro está, porque yo os demostrare que tengo poderes. Os predigo que dentro de un mes habrá una gran catástrofe que lo destruirá todo.

Y así fue, aunque con ello no consiguió ningún cliente.

LaRataGris.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: