Equidistantes

El arquitecto mira su maqueta. Cada zona perfectamente delimitada, limpia y funcional. Una obra maestra que no son capaces de trasladar al mundo real.-Obreros especializados- piensa- macacos, ineptos.

Únicamente él pondría el mimo necesario para elaborar esta belleza, pero es algo que sobrepasa las capacidades de una sola persona…imposible remodelar todo el barrio con dos manos.

El polvo se acumula sobre edificios recién construidos, las suelas marcan el suelo impoluto con la mierda que rodea su creación, perros, viejos escupiendo, vándalos, peleas y toda la sangre dibujando insultos en el arcén y, sobre todo, árboles que tendrían que haber guardado una perfecta equidistancia se comban al crecer, acercándose unos a otros, rompiendo el delicado equilibrio que tan finamente había plasmado en su proyecto inicial.

Obsesionado se hace fabricar plantas de cristal y una enorme cúpula protege de impurezas el ambiente. Él se queda dentro mientras obliga a que todos los vecinos desalojen la zona. Desnudo, desinfectado y con el alma en harmonía se va quedando sin oxígeno, intenta que su cuerpo fallezca en la posición correcta… Pero llega un punto en el que nada se controla y queda tumbado sobre el cemento, sin corromperse pero igualmente disonando en un punto que no estaba pensado para ser un cementerio.

LaRataGris.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: