El hombre cuadricular

El hombre cuadriculado, perfecto y constante, a abierto una lata de mejillones con la mirada. Pensó que quería hacerlo, que necesitaba lograrlo y se concentró en no tener que levantarse, ir hasta la cocina y coger el abrelatas del segundo cajón, enterrado entre los tenedores.

Por no moverse se imaginó el proceso calculando la intensidad con que mirar, la constancia de los parpadeos y la cadencia necesaria en su respiración para ver como la idea le atravesaba los ojos hasta volverse cierta.

Animado por el éxito decide obrar otros milagros. Salva gatitos indefensos de fieros árboles, pinta el cielo, cocina con palabras y vuela de aquí a la luna para recoger las estrellas del camino. La gente admira la perseverancia que le lleva a conseguir, una tras otra, cualquier gesta- Es una cuestión de repetirse hasta que te sale bien- comenta entre sonrisas a propios y extraños. Los periodistas, habidos de titulares impactantes, le proponen hacer y deshacer proezas imposibles. Le espolean entre vítores y chanzas mientras el ser cuadriculado se esfuerza ante todos los retos, superando cada adversidad, sin darse cuenta de que nada de lo que realiza le llena, por mucho que lo intente no encuentra felicidad en construir mundos pequeños para que vivan hormigas payaso.

LaRataGris

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: