El año pequeño

Ha pasado un año y Carolina se ha quedado pequeña en su casita de muñecas. La dejaron encerrada con juguetes de frases prefabricadas y, ahora, solo sabe repetirse como un loro. Su cuerpo, que no se ha enterado de su mente frágil, ha seguido creciendo cada día hasta que todos la han visto con las formas de una adulta responsable y le han dado cuchillos afilados para que pueda hacer malabares.

La abrazan para despedirse de la niña que ha sido, le dicen lo contentos que están por que pueda alejarse y caminar sola. Sin entender nada, ella, se marcha por que es lo que le han pedido. Se suicida cada amanecer por que nadie le ha dejado tiempo para aprender a envejecer o madurar, tampoco se lo han enseñado- tarea imposible-. Es una adulta prematura, víctima de la velocidad y la eficiencia de un tiempo que necesita carne fresca que no piense demasiado.

 

LaRataGris

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: