La vida no anunciada

Tenía treinta y tres años en la espalda y un mundo pequeño, no más allá de donde alcanzaba su vista. Se lo comía en dos bocados, sin explicaciones, el era el amo y todos los animales lo sabían, callaban, obedecían. Conforme fue creciendo todos empezaron a parecer peces muertos siguiendo la corriente, el mismo no tenía fuerza para mucho más que para tumbarse a temer lo inevitable.

No podía comer, no quedaban alimentos y la realidad le pedía explicaciones que no estaba dispuesto a dar- ¿ por qué lo has malgastado todo? – y fingía sordera, un dolor en la garganta, cualquier indisposición que solo le permitiera escribir una nota que leer por televisión. – saldremos adelante, tened fe, ya se intuye menos hambre- pero la vida seguía sin ser un anuncio, todo parecía morir en la realidad negada. Se había prohibido sobrevivirla para que el pudiese seguir ostentando el poder sin más.

LaRataGris

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: