Dos veces y el doble

-Dos veces dieciséis- treinta y dos. Para Maribel era una edad tan elevada que no se atrevía a nombrarla. siempre, solo desde que paso por la treintena, una eternidad según ella, hablaba de múltiplos de dos. Prefería los decimales a llenarse la boca con las arrugas de números tan elevados.

Así iba envejeciendo, dejando que su cara le mostrase en el espejo una burla imposible. Unicamente tenía treinta y dos pero ella se veía como una anciana decrepita que se iba ido curvando hacia el suelo, ya no tenía fuerzas ni para contradecirse.- Tengo que cuidarme más- se exigía mientras contaba sus penas en fracciones.

LaRataGris

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: