La intensidad de los muertos

Días de intensidad moderada. Marcelo contó hasta tres, se abrochó el belcro de las sandalias y salió a chancletearle a la vida. Saludo con un castañeo de dientes al viejo Pedro y, ya si,se lanzó sin armadura.

No había pensado que podía hacer tanto frio ahí fuera. Se acercaba el otoño a este verano tardío, iba siendo interesante cambiar de armario

En el trabajo aún no ponían la calefacción y el uniforme tampoco ayudaba.

-¿Marcelo?.- Aviso con su voz metálica megafonía- póngase en contacto con el instructor jefe de la sección B subtrama veintisiete.

Todas las mesas escondieron la mirada, al reconocer el significado de aquella llamada. El día se ponía interesante en la gestora de lágrimas.

Era el primer despido del mes, no el último, había que tener preocupados a los empleados. Esta intensidad y sin vivir debía ser lo normal.

LaRataGris

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: