La guerra directa

La guerra comenzó como cae un grano de arena en el reloj de la vida. Una estampida en un campo de minas; tren sin freno, en línea recta, dispuesto a descarrilar en la ultima estación. Un susurro y todo cambia.

Según calculo morirían los necesarios, ni uno más ni uno menos; suficientes para declarar la victoria sin lugar para la duda.

Finalmente ganó el rey de la nada, perdió la gente. Un vencedor y millones de muertos.

LaRataGris

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: