Transacción cárnica

-La dependienta no está en venta- dijo el señor Horacio. Y lo escribió en un cartel para que todos los clientes lo pudieron leer.

-Se puede mirar- dijo mientras no le quitaba los ojos de encima, mientras se alegraba del pequeño uniforme,- se mira pero no se toca.

El mismo había escogido la minifalda, la blusa semitransparente, imposible de cerrar más allá del pecho. El resto se insinuaba sin tapujos.

-Tengo un ojo clínico para la ropa de las féminas- Presumía orgulloso con los amigotes del bar. Se reía con ellos antes de comprar para sus nenas, así las llamaba.

Llegó con tres tallas menos de la real y sin tique para cambiarla.

-Yo estoy muy sensibilizado con sus mierdas- Solía pavonearse -iQué no está a la venta!- le gritaba a los machirulos que las desnudaban con la mirada- Ella solo es parte del mobiliario, ella me pertenece, ella no esta en venta. Al menos no si no hay una buena oferta.

LaRataGris

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: