Nombre de libertad

Habían escrito su nombre por toda la ciudad. Empezaron por el sitio en el que se había enfrentado por primera vez a las fuerzas del estado. Una mancha de sangre seca en el suelo y su nombre en la pared.

Eso inspiró nuevas pintadas que se alejaban de la zona cero, de forma radial; rompiendo cada muro, salpicándolo de colores y grafías distintas, siempre con su nombre.

La autoridad, que en su momento ya habían aplastado la rebelión, no hizo nada con esta nueva rebeldía. Incluso veía con buenos ojos que pintaran y recordaran su gesta contra los insurgentes.

Cada nombre generaba una mirada cómplice entre los revolucionarios. Se ocupaban en ocultar su chiquillada sin revolucionarse de verdad.

De tanto en tanto un gruñido de perro les recordaba que seguían allí, que nada había cambiado. Solo la ciudad gris garabateada con nombre de libertad, la que siempre estaría negada.

LaRataGris

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: