Prisiones de felicidad

A los presos felices se les ha olvidado caminar. Se sientan en el patio, en la celda, a la hora de comer y poquito a poco aprenden que es cansado levantarse y perseguir un sueño. Viven en un simulacro de vida donde les explican que es la realidad, como descubrirla y aceptarla, como ser uno más para poder salir y acomodarse en un sillón más grande y bonito.

Pensar empieza a ser una utopía irrealizable y les mascan conceptos para que no tengan opción a equivocar las respuestas. Les preguntan de tanto en tanto, esperando encontrar tópicos aburridos sobre la existencia, los motivos y alegrías de seguir. Les ayudan a construir jaulas de cristal, que la libertad no les espante con tanto camino abierto.

Pobres presos pequeños que disminuyen hasta desaparecer ahogados en la masa o se pudren en su tamaño por no saber mentir en el momento adecuado. Que gran sistema que siempre funciona para los que aceptan y los que no…

LaRataGris

Anuncios

2 Responses to Prisiones de felicidad

  1. silvia dice:

    No se si sabes lo bien ke se representa la vida en una cárcel, pero mejor aun representan la cárcel en la vida…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: