Fidelidad

-…fidelidad, respeto- las palabras empezaban a sonarle a hechizo fallido.¿De Verdad?, pensaba Isabel, ¿hay alguien que de verdad se lo crea?, y olvidaba que hasta hacía poco ella también había estado allí, atrapada.

Es cierto que su cabeza había empezado a buscar una forma de libertad. Ya no le importaba traicionar a aquel hombre al que pertenecía desde que sus padres la vendieron con diez años, ahora con quince ya tenia una vida destrozada que le empujaba a morder la mano del amo.

Le había costado muchos golpes deshacerse del honor, la dignidad de venerar a tu hombre, demasiados golpes que tenía que llorar a escondidas.

Ya no quería sobrevivir a aquel doloroso abrazo. Prefería, necesitaba, morir en libertad.

LaRataGris

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: