Despedida (reescrito)

Escribe el poeta unos bises para el final de su concierto. La historia de siempre, la que le demanda el público: una y otra vez en bucle, con pequeñas diferencias en el quiebro de la voz, en el cansancio de su cuerpo….

Despedida

Las luces se apagan. Acaba el concierto y los poetas se retiran a sus esquinas. Quedan flotando algunas palabras y el público gritando a coro- otra, otra.

Nadie sale y la petición va desapareciendo hasta que la sala queda vacía. Es entonces cuando el rimador reaparece en la oscuridad y recita un soneto para los arañas y para las cucarachas.

Aplauden los chinches, se emociona el viento, que se enreda silbando entre los poros de la piel. Como una canción desesperada, esta, también se apaga y se respira una vida pequeña, o grande si se deja y quiere.

LaRataGris

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: