Yo y mi mejor amiga

6 junio 2011

yo y mi mejor amiga


Envejecer

13 enero 2010

Me miré al espejo y me ví tal como era, toda una mujer- Quieres decir- susurró con maldad mi reflejo- que se te ha puesto cuerpo de maruja, ¿no?- Por un momento creí intuir una medio sonrisa en aquella imagen, obviamente era imposible porque yo no me estaba riendo. Volví a echarme un ojo y me repetí una y mil veces que no parecía una maruja. Lo que sucedía era que, simplemente, había madurado y ya no era aquella cria alocada- Vamos, que has envejecido.- Me giré lo más rápido posible, intentando que no le diese tiempo a ocultarme nada, pero sólo era yo diciéndome que no estaba envejeciendo, en aquel momento era más consciente de mí misma y no había nada más.-Ya, nada más que dejarte por imposible, aceptando que intentar mejorar es inútil, ¿verdad?- “¡Joder!”, grité encolerizada, “no es eso. Lo que quiero darte a entender es que intento engañar a la vejez aún a pesar de que no quieren dejarme ser feliz. Me crean estúpidas inseguridades para así tenerme atada a cremas y potingues, siempre pensando en las chorradas que me impiden preocuparme de lo que de verdad importa”- Pues lo que yo decía; que lo años pasan para todos pero para tí parece que más- Después tiré el espejo y me compré un cuadro para tapar su hueco con cultura.

LaRataGris.