La brillante armadura

6 agosto 2018

Se sentaron juntos para estar a kilómetros de distancia. Espalda contra espalda pero cada uno conectado a una red diferente. El uno era un yakuza para quien el honor de la familia estaba por encima del crimen cometido, el otro un caballero de armadura oxidada y misiones rápidas.

El mundo externo no era nada, la vida se limitaba a la pantalla y a la barra de progreso.

-iSi!-gritó Fu Noname.

Ert arrancó los ojos de la pantalla, los asesinatos continuaban en ella mientras el miraba ojeroso a su amante. Los parpados le caían de puro cansancio. Habían pasado siete años atrapados hasta que el logro de Fu los saco del trance.

-Bri llan te ar ma dura- señaló la pantalla

-Bo ni ta- Respondió el yakuza, haciendo gala del mismo lenguaje empobrecido.

Parpadearon de forma rítmica , apretando fuertemente la mirada durante un minuto. Fuera del juego fue una eternidad infinita. Entonces volvieron a sus respectivas partidas y cada uno le preguntó a su guía que camino tenia que escoger mientras, el soporte vital, seguía manteniendo el espejismo de realidad.

LaRataGris

*

Anuncios

La resistencia

17 julio 2018

Un día Donovan nos dijo que eramos la resistencia. Nos había creado el propio enemigo pero teníamos la obligación de ser unos dignos oponentes.

Recuerdo como fui escogido, entre otros, por tener unas ideas contrarias al régimen. Sin fijarse en si eramos afines entre nosotros, crearon un ejercito al que enfrentarse. Fue sencillo; solo tuvieron que prohibirnos ser cualquier otra cosa: “O eres el enemigo o eres el enemigo”.

Nos vimos en la clandestinidad por expresar ideas.

-Somos resistencia- Nos íbamos reconociendo en pequeños detalles que el rival se molestaba en acentuar. Escribía nuestro contrario, en los periódicos, nuestras ideologías para que las leyéramos y las asimiláramos propias. Nos dejaba actuar, ya llegaría el momento de eliminarnos, cuando el creyese necesario y hubiese exprimido toda nuestra lucha, si no conseguíamos ser la verdadera resistencia primero, si solo eramos un espejo sobre el que reflejarse y justificarse.

LaRataGris

otra resistencia


El ídolo muerto

9 julio 2018

Antes era diferente. Tocabas para nadie, para una o dos personas; con mil soñabas en el mejor de los casos. Salías comiéndote el escenario, destrozándote la vida por que si no parecía demasiado muerto todo.

Hace tiempo que te has quedado como secundario de lujo, corista fugaz en recuerdo de viejas juergas, de las que nunca se recordaba el final pero si la camaradería del principio.

Colaborador de mirada ausente.

Las casas de discos te mantienen a la espera de que una sobredosis les permita hacer dinero reeditando una discografía que poco o nada ha aportado a la vida hasta ahora.

Descanse en paz, cuando le permita la maquinaria.

LaRataGris

ídolos caidos


Nada

2 julio 2018

No hay nada en esta historia o no lo hay allí, donde tu estas.

Aquí no hay moraleja o, bueno ya me entiendes, no es su cometido principal. Eso si, tu debes sacarle todo el jugo que quieras.

A veces me sorprende ver como los cuentos basculan entre dos únicas posibilidades: el bien instaurado y el mal como enemigo del régimen.

-Todas las historias han de seguir el patrón- las voces se se alzan como una sola, exigiendo finales felices y narraciones sencillas- que el héroe evolucione- todo ha de cambiar para seguir siendo lo mismo. Como en la vida de los que exigen estímulos rápidos y de digestión idéntica. Cambian de lugar, de amigos y se creen evolucionados. Ellos quieren en la ficción la sensación de que no han malgastado cinco minutos de vida siguiendo un monolito insensible.

Revisad vuestros vidas aburridas, monótonas, desquiciantes. Está bien decir: ” las cosas son así”, pero no cuela mas allá de tus narices. No malgastes tu tiempo en cuatro lineas que, bien o mal escritas, son una ficción que puede que no quiera decir nada.

LaRataGris

Historias intrascendetes


Primero lo de dentro

25 junio 2018

-Primero lo de dentro- exigía la señora retocada a golpe de bisturí, dinero en mano. Dejando que las palabras se enganchen en el carmín de sus labios, como moscas bañadas en miel.

– Primero…- repitió el culturista, de cuerpo impecable, cultivado en gimnasio de alto standing. Mostraba al hablar no se cuantas horas en tríceps y en cuatríceps, enormes músculos en labios de pato y, se le intuía, el esfínter blanqueado.

-Primero…- acompañaron los empresarios que preferían contratar a los muertos habituales en sus orígenes, lejanos de ojos indiscretos y leyes protectoras.

-Primero…- Se dejaba adormecer la masa, pensando que, ellos, eran los más bonitos, los perfectos, los únicos que merecían ser cuidados, mimados, follados,… cuando en realidad sólo los estaban jodiendo.

-Primero, primero lo de dentro, lo tuyo- Exhortaban a los gobiernos sin darse cuenta que eran ellos los que habían descuidado su interior. Se dedicaban a la fachada y tenían poco corazón, poca cultura, escasa humanidad. Para empezar, primero, tendrían que arreglarse lo de dentro, como bien les gustaba decir.

LaRataGris

Insectos


Coar de caza

18 junio 2018

Todavía no era demasiado tarde cuando el Coar salió hambriento de su madriguera. Hacia rato que la luna danzaba en un cielo aún por oscurecer. Su estómago lo empujaba para que no se preocupase de los últimos rayos del sol, necesitaba salir de caza.

La vida de la noche se cubre de sombras y sigilo. El Coar espera agazapado a que cualquier animal, algún bichito, se delate con el crujir de las hojas secas.

Impaciente, no sabe como, deja pasar un no demasiado apetitoso escarabajo. Le pide a sus tripas que tengan una paciencia que en realidad le es desconocida. Aparece un peligroso Razzpa, un pequeño y apetitoso Smircol.

“Los smircol”, piensa, “son un buen cebo para algo más grande”

Lo sigue atento y, cuando salta la Codorsil el hace lo propio sobre ella. Se lleva una buena presa a la madriguera mientras el Smircol agradece la suerte que ha tenido por ser como es. Por años seguirá confiando en la fortuna, sin prepararse para, cuando en una época de hambruna, sea un manjar delicioso. Vive el momento por que de algo hay que morir.

LaRataGris

Disfruta de Las Horas Muertas


Ruptura

22 mayo 2018

Cada día hacia lo que tenía hacer. Guiado por la batuta de un director mecánico, bailaba los caminos programados, respirando el compás de la gente.

El mundo exterior, más allá de les sendas artificiales, era tan extraño, estrambótico, helado. La seguridad de lo habitual tendría que ser suficiente.

La perfección se descomponía de una forma que nadie parecía ver. La gente se abrazaba al dolor de ser normal, sonreía los sin sabores y lalala que mierda. Eliminamos el freno de lo diferente, las notas que adoptan los cambios bruscos de ritmo. Moriríamos todos, juntas, fingiendo la felicidad del grupo, ser uno único sería nuestra perdición.

LaRataGris

Vacas diferentes