Coar de caza

18 junio 2018

Todavía no era demasiado tarde cuando el Coar salió hambriento de su madriguera. Hacia rato que la luna danzaba en un cielo aún por oscurecer. Su estómago lo empujaba para que no se preocupase de los últimos rayos del sol, necesitaba salir de caza.

La vida de la noche se cubre de sombras y sigilo. El Coar espera agazapado a que cualquier animal, algún bichito, se delate con el crujir de las hojas secas.

Impaciente, no sabe como, deja pasar un no demasiado apetitoso escarabajo. Le pide a sus tripas que tengan una paciencia que en realidad le es desconocida. Aparece un peligroso Razzpa, un pequeño y apetitoso Smircol.

“Los smircol”, piensa, “son un buen cebo para algo más grande”

Lo sigue atento y, cuando salta la Codorsil el hace lo propio sobre ella. Se lleva una buena presa a la madriguera mientras el Smircol agradece la suerte que ha tenido por ser como es. Por años seguirá confiando en la fortuna, sin prepararse para, cuando en una época de hambruna, sea un manjar delicioso. Vive el momento por que de algo hay que morir.

LaRataGris

Disfruta de Las Horas Muertas

Anuncios

Ruptura

22 mayo 2018

Cada día hacia lo que tenía hacer. Guiado por la batuta de un director mecánico, bailaba los caminos programados, respirando el compás de la gente.

El mundo exterior, más allá de les sendas artificiales, era tan extraño, estrambótico, helado. La seguridad de lo habitual tendría que ser suficiente.

La perfección se descomponía de una forma que nadie parecía ver. La gente se abrazaba al dolor de ser normal, sonreía los sin sabores y lalala que mierda. Eliminamos el freno de lo diferente, las notas que adoptan los cambios bruscos de ritmo. Moriríamos todos, juntas, fingiendo la felicidad del grupo, ser uno único sería nuestra perdición.

LaRataGris

Vacas diferentes


Norteños del sur

14 mayo 2018

Habían perdido el norte. Su brújula siempre marcaba una línea recta, de poco importaban los obstáculos o que eso les hiciera girar siempre en círculos.

Mokombo golpeó el cristal con la esperanza de que la aguja se moviera, aunque solo fuese un poquito.

No hubo suerte, estaba justo donde le señalaba y no le parecía el lugar adecuado.

-¿Cómo hemos podido llegar hasta aquí?- se lo preguntaba a el mismo pero, Lola, viendo la desolación en sus labios le respondió con un abrazo.

Vamos a sobrevivir- y, en aquel momento, algo peor que la muerte es el no estar vivo, solo sobrevivir .

Ninguno de los dos fue consciente de lo que realmente duraron los días venideros. Fueron espectros haciendo todo lo necesario para levantar el campamento, fingir una ocupación, conseguir sobras y ropa usada.

Mientras, el niño, se perdía por cada rincón del yermo. Resultaba sorprendente que pudiese encontrar, ni que fuera, una sombra para cobijarse. Él aun no había renunciado a la esperanza.

Pasaba largas horas mirando el sur por el que habían llegado, ese era su norte, no este asentamiento en el que tendría que crecer.

Mantendría esa mirada hasta poder crecer sobre aquella idea. Toda su lucha sería por regresar a su destino, a la misma decepción que habían encontrado sus padres.

LaRataGris

!


Recuerdos salvajes

7 mayo 2018

Frágil, como una muñeca de porcelana demasiadas veces reconstruida, su mente sobrevivía colgada de un fino hilo a punto de romperse.

Cualquier cambio era, para Oscar, un choque de trenes sin supervivientes.

Se había machacado durante tantos años, hasta convertir su cabeza en una gelatinosa papilla que a duras penas servia para mantenerlo con vida.

Su mejor amigo, Alberto, le había acompañado por el mismo camino de autodestrucción. Sorprendentemente aún podía articular alguna palabra.

Él, Oscar, intentaba ser su apoyo, aunque también estaba para que le diesen una muleta.

Los días pasaban recordando los años salvajes; repletos de inmortalidad, los buenos viejos tiempos a los que no había forma de regresar.

-Somos una carga que no se divierte. Se decían con la mirada- ¿qué sentido tiene la vida estando muertos?

Oscar limpió los labios agrietados de saliva seca. Esta vez esperaba acertar con la dosis, desde luego la comida sabía a rayos, una buena señal para dejar de ser un peso muerto.

LaRataGris

cucarachas salvajes


Peligrosos

2 abril 2018

Retuvieron sus palabras antes de ser pronunciadas. Los encerraron entre cuatro paredes, sin puertas o ventanas al exterior.

Fuera, nosotros, los afines, tejíamos una red de ruidosos silencios, llenas de miradas cómplices, con los que nos indicábamos el camino que cada uno tomaría.

Unicamente gritaban los que, del lado del poder, se sentían seguros de su discurso, un gruñido complaciente con quien paga la fuerza y la convierte en razón.

-Somos libertad- susurrábamos asustados pero sin miedo- somos…- utilizábamos las sombras para movernos porque sentíamos que solo en ellas podíamos estar.

No hay alternativa, la estamos construyendo

LaRataGris

Cucarachas enojadas


Utopía

19 marzo 2018

Un día, a la patria, le salieron patas cortas, como las que tienen las mentiras y, con su diminuto cerebro, pensó que era libre de hacer lo que quisiera.

Eran tan horribles las cosas que se le ocurrieron que no quedó ni el más retrogrado que pudiese defenderla.

La gente descolgó las banderas de sus balcones y, sin importarles si era delito o no, intentaron quemarlas para que no sufriese el corazón.

Los enemigos, que pertenecían a otro país, decidieron hacer lo propio antes de que su tierra hiciera idénticas salvajadas.

Juntos razonaban y desmontaban las tonterías de los poderosos. El mundo se convirtió en un lugar maravilloso en el que eliminar gobiernos y manías, eran felices viviendo en esa utopía.

Hubo muchos que intentaron adueñarse de la nueva situación, no se daban cuenta que contra ellos también estaban prevenidos.

LaRataGris

¿Y si las vacas volaran?
  Vota Charlie
   ¿Eres más de vacas o de cucarachas?  Portada Vota Charlie: Piezas


Muertos normales

12 marzo 2018

Compartían una extraña rareza biológica. Técnicamente los dos habían muerto, cada uno a su manera. No les unía la enfermedad, la fecha de defunción o ubicación; pero eran los dos únicos casos en el mundo, certificados, de vida tras la muerte.

La ciencia tenia mucho interés en juntar a los difuntos, hacer que procrearan, estudiar cada uno de sus estertores antes de ir a dormir.

Un empresario había, incluso, registrado un eslogan para presentarlos en el mundo del espectáculo: La fabulosa incongruencia duplicada .

Cada cuñado con su teoría del ¿por qué?, el ¿cómo? o ¿cómo se la podían meter a ella, mientras reían de forma bravucona?. Hubiese sido tan sencillo mirar a los ojos de la verdad como doloroso: Habíamos muerto todos, solo que, Spencer y Maria eran los únicos conscientes de la anomalía, no escondían su pena y eso les hacia especiales, singulares.

LaRataGris

y cucarachas muertas en: Comic Square o en Payhip