Fidelidad

14 enero 2020

-…fidelidad, respeto- las palabras empezaban a sonarle a hechizo fallido.¿De Verdad?, pensaba Isabel, ¿hay alguien que de verdad se lo crea?, y olvidaba que hasta hacía poco ella también había estado allí, atrapada.

Es cierto que su cabeza había empezado a buscar una forma de libertad. Ya no le importaba traicionar a aquel hombre al que pertenecía desde que sus padres la vendieron con diez años, ahora con quince ya tenia una vida destrozada que le empujaba a morder la mano del amo.

Le había costado muchos golpes deshacerse del honor, la dignidad de venerar a tu hombre, demasiados golpes que tenía que llorar a escondidas.

Ya no quería sobrevivir a aquel doloroso abrazo. Prefería, necesitaba, morir en libertad.

LaRataGris


Un lugar donde quemarse

9 enero 2020

Estaba hecha de estrellas. Brillaba con ellas y a la vez le quemaban, por eso a veces necesitaba un rincón en el que explotar. Cuando sonreía el mundo giraba deprisa a su alrededor. La luna estaba contenta mientras le escuchaba enredarse en un laberinto de palabras para decir que había amanecido, por eso a veces le pillaba el sol y ya se iba más tarde.

Su respiración era el aliento de la vida y, por ser tan importante, podía ignorar la realidad, construir su propio refugio, donde disfrutar de la soledad de una compañía.

Estaba hecha de luz y fuego, estaba hecha de amanecer e infierno. Lo era todo, incluso cuando se volvía pequeña nada.

LaRataGris


Mucha suerte

2 diciembre 2019

-Mucha suerte, Maia. No gires en la dirección equivocada y sonríe, pero no demasiado.

La ropa sexy, sin provocar, en la vida alegría, sin ser alegre. La medida justa, sin rebasar el vaso de testosterona.

Que tengas mucha suerte y sobrevive a la polución del hombre. Por si acaso no camines sin mascarilla aislante, sin espray antiviolacion. Ovula como un hada.

Deja de reír en zonas seguras, sonríe siempre, baila cuando se te pida, deja de hacerlo si pareces una puta.

El mundo es maravilloso si lo pintas de colores, pero que sean pastel y sutiles. Podemos autoengañarnos y ser felices, se feliz, feliz, feliz y no te mueras por el camino que a veces tienen que enseñarnos.

No seas complicada, se complaciente con tu macho.

-¡No!

-¿Qué?

-Que no. Que la culpa es tuya. Sonreiré, reiré, me equivocare, pareceré una puta, te enseñare el coño y bailare como me de la gana. Si intentas tocarme la culpa es toda tuya y yo haré justicia ya que la justicia no existe.

LaRataGris


Amor capital

22 noviembre 2019

Amor capital

Al levantarse


¿Dónde las flores?

18 noviembre 2019

Alguien podó los árboles, arrancó las flores, … blanqueó el fascismo.

Limpió su cuerpo de mastín portador de rabia, lo disfrazó de democracia y gritó

– ¡Esta es la nueva alternativa!

Ni tan siquiera se molestaron en reciclar las viejas ideas, lo rancio de siempre. Dejaron que copularan a su antojo, sobre un cadáver violado ya demasiadas veces. Les parecía preferible lamentarse después, llorar como argumento de lo que no intentaron defender.

-¿Por qué?- Se preguntaran demasiado tarde- ¿Qué hacemos?- Cuando ya no pueda haber respuesta.

Se enrocaran en la tristeza sin darse cuenta de que solo habrá una solución al problema, la de siempre.

-¡Al fascismo se le combate!

El viejo eslogan gritado más fuerte que nunca, con más urgencia. Incluso cuando todo parezca fallar.

Resistiremos. Plantaremos árboles, flores, donde solo quisieron un desierto.

Fuck vox y tra tra

LaRataGris


Cariño programado

5 noviembre 2019

Era un muñeco precioso, de mil detalles: sus ojos verdes, la nariz juguetona, la media sonrisa, el pelo, los brazos, la forma de sentarse y su millón de complementos: ropa, mansión, casa de vacaciones, palacete, pisito, coches, moto, avión,… comida de plástico, caviar, champan y unas velas.

Al apretar su barriga te quería con una voz aguda y sin tonalidad alguna. En su pecho derecho habían grabado una petición de fidelidad, en el izquierdo no tenía nada. Exigía abrazos y caricias de una forma sistemática, cada tres horas te recordaba que estaba allí dispuesto a ser amado, achúchame.

Nick era el muñeco favorito de todo el mundo, la gente tenía, como mínimo, uno por casa, uno por persona si se lo podían permitir, para evitar los celos.

Se le trataba a cuerpo de rey, el protagonista de todas las historias, tu consejero si lo necesitabas. Podías preguntarle cualquier duda moral aunque, en realidad, él tenía un discurso constante. Te miraba con sus fríos ojos de monigote, mientras tu rodeabas su cuerpo inerte, anegado en sollozos entrecortados. Jamas movería un dedo por ti, por mucho que te amase.

Encerrados en aquel mundo la gente, cada vez más, estaba necesitada de alguna palabra, un gesto que los llenase de esperanza.

Fue entonces cuando la compañía lanzó a la venta la serie dos K, con un brazo articulado que cualquier usuario podía manipular para obtener el gesto adecuado. La vida volvía a brillar

LaRataGris

vacas


Gruñidos

29 octubre 2019

Había muerto la lengua.- ¡Larga vida a la neolengua!

Resistía un sonido extraño que las antiguas convenciones nos permitían definir como gruñido.

“un gruñido es si, dos no, tres hambre,…”

Una luz señalaba el nuevo camino, un instinto que se oponía al natural nos hacía bailar. Sonreíamos y cantábamos por que la vida se definía como fantástica, siete gruñidos y medio.

-Cualquier tiempo pasado…-gruñían defensores de lo viejo

-El futuro por describir, vuestra queja constante por los formas- respondía la modernidad- Construid con nosotros- Ventitres gruñidos, merecerá la pena cada uno de ellos si sirve para pensar.

Grrr.

LaRataGris

Grr grrr, grr.