Pollito

2 marzo 2021

Pollito nunca fue el más grande pero tuvo su momento. La gente lo aclamaba, lo quería con locura. Al menos fue así durante el segundo en el que se consume la ilusión, todo lo que tarda en pasar un instante.

Cayó en un suspiro y él seguía con sus historias sin darse cuenta. Habían dejado de ir a los conciertos pero él salía dándolo todo. Presentó un recopilatorio de su primer disco, una grabación no oficial de un directo en el baño de casa.

– Tremenda acústica- Volvió a recopilar, esta vez con las canciones del primer recopilatorio y algún documental para explicar lo mucho que se amaba.

Su mayor logro fue vivir de un momento que había convertido en eterno.

Hubo quien le aviso con buenas intenciones, quien quiso meter el dedo en la llaga y a l que ni le iba ni le venía. Hizo oídos sordos a todos, mientras le quedase algún fan trasnochado que pagase las facturas sería suficiente.

LaRataGris


Otra vez

9 febrero 2021

– Buenos días

Había entrado insegura, pretendiendo fingir un aplomo del que carecía.

Querría haberse presentando entrechocando las manos.

– Sara, soy Saray

Evitaba los besos, las conversaciones demasiado largas.

Necesitó derrumbarse un par de veces en el baño, cuando analizaron su cuerpo con descaro, cuando le preguntaron:

– ¿Por qué quieres trabajar con nosotros?

Y ella tuvo que endiosar esa mierda de trabajo que le habían ofrecido. Entonces solía regalar una sonrisa y se disculpaba de forma tranquila, “Que suene tranquila”, se pedía nerviosa.

Fue un día de cuarenta y ocho horas y diez minutos. Pasó la primera criba, una segunda y le comunicaron que estaba preparada para sentirse así de lerda cada segundo de su vida.

Respira hondo, pensó, “olvídate del hambre y mandalos a la mierda”

LaRataGris

(si has estado antenta sabras que esto ya ha sido escrito otra vez)


Danza

2 febrero 2021

A veces danzan dos colores. Se entienden a un nivel que ningún otro pigmento conocerá, se entrelazan como dos amantes salvajes.

A veces quieren que juegues con ellos, susurran palabras con las que pintar.

Entonces mi mente se vuelve un tercer color, pierde el mundo de vista y solo hay baile.

A veces la felicidad es un algo fugaz y divertido, un matiz de seda que merece la pena ser respirado.

A veces…

LaRataGris


El dios rey

25 enero 2021

El todopoderoso rey, tocado por los dioses, elegido como representante de la divinidad en la tierra dijo:

-creer en dioses que caminan por encima mio es admitir mi pequeñez. ¡Soy el Dios Rey!

Y así mismo se proclamo. Exigió una ceremonia, una gran fiesta para celebrarlo.

Con la naturalidad del que no le han negado nada jamas se convirtió en una divinidad suprema.

Envió a varios voceros que informasen de la buena nueva. Sus ministros tuvieron que redactar leyes que justificasen la nueva realidad, que convirtiese cualquier mentira en una verdad incuestionable. Y, el pueblo, se vio en la obligación de adorar a la neodivinidad.

-oh- vitorearon para que la pantomima fuese creíble.-Ooh -alargaron las os

Tardaron mucho pero algunos plebeyos aprendieron a morder al amo.

– ¡Que nadie este por encima mio!

Claro que no se proclamaron con la misma fuerza, ni les apoyo ningún grupo político. Empezaron siendo un susurro, luego un murmullo entre iguales. Tejieron una red de fuerza descomunal. Querían quemar al Dios-Rey y ningún otro humano debía a sustituirlo. Si un mortal podía creerse superior cualquiera podía.

LaRataGris

 


Lejos, en el mar

11 enero 2021

Que extraño el mundo. Todo parece derrumbarse como fichas de domino cuando, en realidad, las cosas son más caóticas e inconscientes de lo que imaginamos. No existe un dibujo hecho con piezas estratégicamente dispuestas para una caída controlada.

La vida sucede sin un plan real, una deriva contra la que agotas tus fuerzas nadando contracorriente o te dejas llevar tranquilo en su misma dirección.

-Dejate llevar- Cantan las sirenas-. Ven con nosotras, seras feliz.

Pero, aunque lo sepas inútil, aunque sea difícil, te lanzas hacía otro lugar y avanzas sin desfallecer, hasta donde puedes .

Sueñas que eso abrirá un camino para la que venga detrás. No importa, no importa hasta donde llegues, tanto da que nunca sea suficiente o que solo te pueda detener la muerte; seguir nadando es importante para poder saborear el dulce néctar de la libertad.

LaRataGris


El gran conejo blanco

29 diciembre 2020

El día no podía empezar mejor. La noche se había consumido como la llama de una vela, escapando en aromáticas volutas de humo.

El gran conejo blanco se sentó a mi lado, saboreando la mañana. No teníamos prisa y el mundo, por un día, iba a ser un lugar maravilloso.

LaRataGris


Viento correcto

22 diciembre 2020

-¿Cómo se siente usted?- preguntó el presentador-¿Qué sensación tiene sabiendo que cuenta chistes que solo usted entiende?

-Comdard- respondió mientras saltaba sobre la mesa, esparciendo los papeles con el resto de preguntas por todo el suelo. Lanzaba puntapiés sin ton ni son, provocando un caos considerable.

Desconcertado, sin saber que preguntar o hacer, el presentador colapso.

La musculatura de su cuerpo laxó mientras la cabeza, totalmente independiente, comenzó a convulsionar enloquecida.

En riguroso directo los espectadores del plató, todos los espectadores, perdieron el oremus. El espacio tiempo se rasgó en una muy mala señal; las trompetas del fin del mundo. Bajaron ángeles vengadores, poderosas Valquirias precedidas del,(con respeto), sentimiento Wagneriano . El más allá se tragó la luz y el universo, tal y como lo conocemos, implosiono de una forma sorda y controlada. Todo se fue al garete porque un programa en Primetime no estuvo a la altura y, la gente, no supo reaccionar. Todo era demasiado absurdo y complejo como para ser verdad.

LaRataGris


Memorias de un pez cualquiera

15 diciembre 2020

La memoria de un pez octogenario se limita a los últimos segundos de vida.

-¿De qué estamos hablando?

Nada por instinto y responde preguntas como una flecha, sin apuntar.

No sabe más por viejo, no importa en la inmensidad del océano.

Tiene una revelación; el sentido de la vida se abre ante el como un libro mágico. Comprende cada uno de los engranajes que hacen girar el multiverso, descubre la fórmula que lo hará inmortal, la felicidad infinita.

Por un instante su rostro se ilumina y, un segundo después, de nuevo nada.

se pregunta “¿de qué estamos hablando?.”

La memoria son los pocos segundos que atesora y luego desaparecen arrastrados por la Corriente.

LaRataGris


Historia inventada de la revolución

1 diciembre 2020

El tres de enero de mil veinticuatro, sin que nadie pudiese entenderlo, cambio el paradigma.

La vida, comprendida como tal, viró y un cometa anunció la buena nueva.

Isaac regresaba a casa, cerca de la posada de los cuatro vientos, cuando un creyente le versó en las ventajas del orden restablecido. Complacido con los palabras abandono sus viejas costumbres en una cuneta y consagró el resto de su existencia a fingir amor y libertad.

Todo parecía funcionar bien hasta que, entrados en el siglo XII, Esteban el hereje quiso desestabilizar los cimientos de la joven iglesia pentaciclomoral. Aparentemente sin éxito. Apresado y purificado por el fuego, el movimiento falló estrepitosamente. Fue desapareciendo hasta que su nombre solo fue una nota a pie de página y una estatua de un señor sentado en un banco, con la siguiente leyenda:

“Este banco está ocupado por un hereje y su Judas. El Judas no tiene perdida y del hereje, el nombre, ha sido pronunciado”.

-Los cambios cuestan- Siglo XXI, recita el pequeño al habérselo escuchado varias veces a su padre-, hay revoluciones que fallan, que no ves, pero al menos permiten reflexionar… si quieres, aunque casi siempre prefieren quedarse con la tontería.

LaRataGris


Las guerras ecológicas

19 octubre 2020

la humanidad había desaparecido. Claro que había humanos paseando por las calles, fingiendo una vida normal, creyéndose humanidad, una palabra sin significado. No dejaban de ser un espejismo, un reflejo del pasado.

Todo cambio cuando el altísimo general, el vencedor de mil juegos de estrategia, asomo; con el uniforme impecable y correctísimas maneras, mirando todas las pantallas con la seriedad esculpida en el rostro.

-Son nuevos tiempos que requieren una respuesta contundente- repitió el moderno discurso caduco de siempre.

Hablaba, por supuesto, del Ardith 27; de estructura química perfecta, biodegradable, energético. Las cantidades que escondía el suelo del país, patria para los orgullosos de viento, convirtieron nuestra casa en pieza clave de la cacareada revolución ecológica, siempre a punto de estallar.

-Nos defenderemos del enemigo. No nos robaran, nosotros, los elegidos, salvaremos el planeta.

La guerra estalló al instante, sin posibilidad de victoria para nadie. El anuncio solo fue un preliminar de algo que se llevaba fraguando desde hacia demasiado tiempo.

Las guerras ecológicas las llamaran cuando su verdadero nombre era economía.

LaRataGris