Dignidad perdida

27 marzo 2012

No soy uno de esos sindicalistas que acabaron en la cárcel por defender todo lo que estamos regalando. No he muerto por mis ideales como muchos de ellos hicieron. Yo no tengo su coraje, su valor..tengo una hipoteca que alimentar. Eso justifica que entregue mi futuro por miedo a perder todos los lujos que necesito. Necesito un coche más potente, una casa más grande y una polla de oro macizo..no necesito libertad ni dignidad…

¿Rescribimos la historia?

 

LaRataGris