Más humano, demasiado

27 julio 2021

-La guerra olía a pólvora y sangre seca, como fuego lamiendo la tierra. Carne fresca orando a gritos; desprendía el aroma agrio del llanto desesperado y la destrucción, un monstruo horrible al que se hacía necesario domesticar. Necesitábamos humanizar el horror.

Se crearon las batallas inodoras. Decididas en fríos despachos a golpe de teléfono. Contabilizar a los invisibles, convertirlos en víctimas silenciosas, eliminarlos de forma discreta.

-En el tercer mundo-, recalcó el consejero delegado para asuntos directos-, allí que se empeñan en las barbaries de siempre.

El primer mundo era más sutil y elegante.

Mataron en cada conflicto, de forma discreta, sin mancharse las manos. Dejaron que el hambre hiciera su trabajo, que la inanición se llevase las sobras-contribuye o desaparece.

Saca tu pistola-tarjeta, apunta, fuego para que todo sea más humano.

LaRataGris


Ketchup y literatura

20 julio 2021

-Llevaba en el bolsillo de la chaqueta un libro electrónico lleno de tomate y otras salsas culinarias.

-Un momento- lo detuvo Noelia- ¿Quieres decir que se le había manchado el ebook mientras comía o, por el contrario, es una metáfora porque había descargado un montón de libros de recetas?

-Nada de eso-contesto el cuenta cuentos -Lo que quiero decir es que entre la tapa y el libro electrónico llevaba varios sobrecitos de ketchup, mayonesa,mostaza,… por si quería aliñarse. A veces entraba en un baño público y se echaba agua y salsa barbacoa por el pelo, un poco de miel y limón.

-¿Por qué?- pregunto perpleja-, eso no tiene sentido.

-No- le dio la razón -. Tiene el mismo sentido que tener la cultura a tu alcance y decidir ser un patán.

LaRataGris


Caminante celeste

6 julio 2021

Descendió dejando que sus pies se deslizasen sobre el viento. Bajando una escalera imaginaria hasta detenerse sobre los escombros de un viejo edificio.

Nadie miraba, la gente ya no hacia caso de los caminantes del cielo. No eran muchos pero si los suficientes como para que hubiesen dejado de ser una atracción de feria.

-¿Caminante?- Los niños eran los únicos que seguían maravillándose de su habilidad- ¿Caminante?

Floto suavemente hasta la altura del crio, mirándole a los ojos como única respuesta. La mirada serena de un rostro impenetrable.

-Yo también quiero caminar como vosotros

El hombre le sonrío mientras acariciaba su pelo revuelto.

-Si es lo que quieres podrás volar, deséalo con todas tus fuerzas y lo conseguirás.

Luego se marcho como si le hubiese perdonado la vida a una hormiga.

El niño creció tanto como su deseo por volar. Su sueño era tan puro y, sin embargo, no conseguía despegarse del suelo por más que rezaba.

-¿Acaso no lo quiero con la fuerza necesaria?

Se enfadaba consigo mismo sin darse cuenta que el ansia unicamente le serviría para querer aprender. Tenía que ser su motivación pero, el vuelo, no llegaría solo.

LaRataGris


Ícaro Muerto

29 junio 2021

Hacía frío, un frío que le cortaba la piel como un cuchillo al rojo vivo. Aún así se desnudó después de rozar con la yema de sus dedos el cálido caldo del cielo más profundo.

Había escalado la cumbre más alta del mundo real y había seguido un poco más allá.

-Ya está- Le susurraba el viento sin que fuese suficiente-. No necesitas subir más.

Pero claro que lo necesitaba.

Fabricó unas alas y, como Ícaro, se impulsó con ellas un poco más arriba hasta zambullirse en el líquido en el que flotan las estrellas.

Nadó por todo un día. Se dejó acunar hasta que cansado del remojo quiso bajar. La corriente lo había mecido hasta que el pequeño espacio que había entre él y el pico ya no estaba; la deriva lo había alejado hasta que la distancia desde la tierra hasta él era la misma que hubiese tenido que nadar para llegar a la luna.

Intento desplegar sus alas de cartón, arrugadas y mojadas, inservibles.

Pronto sería de noche y tendría frio, ya no le daba calor la novedad y la caída era considerable.

Asustado y sin más opciones tomo una fuerte bocanada de aire, se sumergió, nadaría hasta que despuntara el alba, hasta llegar a salvo a la luna.

LaRataGris


Vida tópica

22 junio 2021

Me duele la espalda. Me levanto con los tópicos. La vida fluye, el desayuno fugaz y salgo a la calle con los párpados aún pegados.

Casi sin saludar me cruzo con la rutina en el metro, viajando hasta paradas parecidas. Se despedirá sin tan siquiera un adiós que llevarse a los labios.

-Buenos días, trabajo.

-No pierdas el tiempo.

Activado como un autómata me olvido en los pasillos de las mil puertas. Funciones pregrabadas se repiten incesantes, como ruedas del engranaje. Me cruzo con compañeros ocupados en lo suyo .

-Eh

-Eih

Malgastamos cada segundo en las cosas que le importan a la empresa. Acumulamos todos los milisegundos que podemos para poder canjearlos por una salida pactada.

Rutina regresa en forma de cansancio.

Bailamos tirados por el suelo y desconectamos nuestras funciones vitales hasta que, en un instante cualquiera, vuelven a amanecer los tópicos y podemos morder de nuevo el mismo trozo de deliciosa vida.

LaRataGris


Droganónimo S.L.

15 junio 2021

Se habían propuesto ser los mejores; no solo querían vender droga, querían que les compraran una experiencia única.

Cubículos reservados, decorados temáticamente para el gusto de un cliente exquisito. Los yonkis agradecían el trato diferencial, la extraña amabilidad con que los camellos les recibían. Aunque pagaban un poco más por cada gramo de obsesión, merecía la pena cada céntimo invertido por una mierda de mayor calidad que el resto.

El gobierno, atento, legalizó los paraísos que encerraban los problemas y, mejor aún, daba buenos dividendos.

Los gestores se volvieron locos adaptándose a la nueva realidad de los pequeños vendedores que pasarían de falsos autónomos a rígidos empresarios: haciendo estudios de mercado, tratando mal a sus empleados, intentando evadir los impuestos que ahora empezaban a pagar. El capitalismo lo había vuelto a hacer, fagocitaba, digería en marca blanca lo que creía necesario.

LaRataGris


Cinco razones

8 junio 2021

Cinco razones por las que no deberías entrar en esta página. la número siete te sorprenderá.

Entra para ver un fondo en blanco, rodeado de anuncios de mujeres sexis maduras cerca de su zona, chicas rusas que lo quieren conocer, un príncipe del congo que desea que herede, que le ofrece dinero por que, dice, lo intuye amable, bueno, excepcional: Si quieres saber más dale a continuar.

Persigue diez enlaces con la promesa de una revelación eucarística. Respira en el vacío, flota sentado y se desanima antes del final. Escapa, huida atrás, cierra por el aspita y busca el rastro de otro clickbait, el olor a la chorrada suculenta; la próxima si le interesa.

Fijate como han cambiado estos famosos tras su paso por congelados ultra plus frescos, el siete seguirá sorprendiéndote. No pierdas hilo, mirame, clicka, clicka, clicka que si se vende es porque alguien compra.

LaRataGris


Mar en calma

1 junio 2021

Aunque siempre habían guiado el velero de forma férrea; oponiéndose a vientos y tempestades, aquel amanecer, en una calma chicha total, estaba siendo imposible.

Pasaban las horas en cubierta, escrutando el horizonte en busca de otras embarcaciones que habían desaparecido junto al mar bravío.

-¿Qué hacemos?

Preguntó May sin que nadie tuviese respuesta. Seguían vigilantes, preocupadas por lo artificial que parecía aquella tranquilidad.

-¿Dónde se habrán metido las otras barcazas?

-La pregunta debería ser- contesto Andrea-¿Dónde estamos nosotras?

La cuestion queda sin respuesta. Acunadas suavemente los parpados caen pesados. Llevaban tantos años luchando que necesitaban unos días en los que repararse. Con la guardia baja el mar preparó su mejor ataque.

Por suerte, la casualidad estaba de su lado: las ganas de mear despertaron a Enzo.

-¡Chicas!- gritó viendo las olas que comenzaban a levantarse.

Como una máquina perfectamente engrasada se levantaron impulsadas por un resorte.

-i Preparadas!

-¡ Siempre listas para la lucha!

LaRataGris


El último hombre

25 mayo 2021

Con este cuchillo, se podía leer bajo la pieza, el ultimo hombre mató a su mujer.

No era más que el recuerdo de otros tiempos. Por solo un flack podías hacer la experiencia más vivida, por un misero flack contratabas un multiforme Gamínedo que ampliaba la información.

Mezclando pequeños enseres de costumbrismo terráqueo, en los que se multiplicaba para representar diversos papeles. Junto a las obras despachaba algunos monólogos de carácter mas académico.

-Es irónico- explicaba el experto, hablando en perfecta lengua modular- que la última mujer sobre la tierra se llamase Eva. Algunos de sus mitos hablan de una Eva, también, como la primera mujer, madre de toda la especie. Murió, al final, con un vástago en sus entrañas, como una broma macabra del destino.

Si Adán no hubiese sido tan impulsivo, si hubiese dejado de lado esa estúpida violencia contra las mujeres, hoy este recuerdo, y aquí siempre señala la hoja con algo de dramatismo, este cruel objeto se habría sustituido por un bolígrafo con el que firmaron la paz contra sus propios monstruos.

Impactaba ver las manchas de sangre seca, perfectamente conservadas; la reinterpretación de la escena del crimen y un video donde dos metamorfos fingían morir en bucle.

El legado de la locura, rezaba en la puerta para una exposición claramente en desuso. Poco había quedado de aquella cultura belicista.

Pronto, en una semana, sustituirán la exposición por algo más atractivo, mucho más interesante, y ya no quedarían ni los recuerdos.

LaRataGris


Volver

11 mayo 2021

Aunque ya era tarde para volar, cogió su mochila de vientos y; temblando de miedo, saltó del tren en marcha.

Era una noche cálida pero el seguía teniendo frio junto a aquella ciudad del infierno.

Tambaleándose se puso en pie, con el terror de la equivocación en la mirada.

-Para salir- le indicaron las piedras- haz el camino inverso.

-¿No hay otro?- La voz era frágil, quebradiza- ¿ Uno por el que no tenga que ver la vías muertas que he estado siguiendo toda mi vida.

Pero por respuesta solo quedo la risa del huracán, empujándole por el camino correcto.

Flaco, lleno de flaquezas; a punto de dejarse llevar, se tiró moribundo al suelo. Agarrándose a las grietas de la tierra para que el destino no volviese a raptarle.

Con un esfuerzo imposible se arrastró, deshaciendo los pasos por los que le habían obligado.

Esqueletos conocidos le cerraban el paso. Le ofrecían una última copa en la ciudad del pecado; algo de sexo o un poco de locura sin control. Débil como estaba; sin comida ni rumbo a un lugar mejor, le hubiese sido muy fácil aceptar la invitación. Ya se le transparentaban los huesos a través de la piel, cada vez se parecía más a ellos. La única diferencia era que los descarnados tropezaban y se desmontaban y a él, aún, le mantenía entero la epidermis.

Si que se le veía rasgada por algunos puntos, cosida por otros, zurcido con lágrimas el nombre de la esperanza.

-¡No!- se deshizo en la dirección del amanecer- No quiero volver a caer en ese pozo.

Apartó de un manotazo los cuerpos rotos y guardó un rayo de sol en su mochila vacía. Se miró como se le habían quemado las manos al cogerlo y cerró la cicatriz de sus ojos. La herida sería un recuerdo permanente, un mapa marcando por donde no quería caminar.

LaRataGris