La sonrisa del monstruo

2 abril 2019

En su interior habitaba un monstruo terrible, casi invisible tras la piel fina y delicada.

Por fuera sus movimientos eran directos, pero elegantes, cariñosos incluso. Siempre sonreía aunque un día podía cansarse, todos tenemos nuestros límites.

Entonces me agarraba con fuerza del pelo y me lanzaba con furia hacia sus fauces descubiertas, me arrancaba de la vida porque era la única forma que tenía de enseñarme.

-¡Ves, puta!-me gritaba.

No tenía argumentos para hacerme suya. Me decía que yo le sacaba de quicio, que le hacía sentir nervioso en su huésped y, por eso, necesitaba explicármelo a golpes. Me corregía, intentaba hacerme mejor persona porque el ya se daba por perdido. Para él, es algo que yo le podía enseñar, solo quedaba la muerte.

LaRataGris

Anuncios

Los hijos de puta no deberian tener amigos

13 noviembre 2010

Los hijos de puta no deberian tener amigos ni vida