Degradación

11 marzo 2019

En cierta manera podía entender aquella degradación, llenando todos los huecos de la vida, haciéndola insufrible. Era, evidentemente, culpa nuestra, por ser la escoria de la sociedad.

Nos comportábamos como borrachos enfadados con todo, la boca pastosa y un zumbido constante en la cabeza. La gente se entregaba al desencanto, no sonreía, no se arreglaba para aparentar cosas que no eran… el final se intuía cercano y doloroso.

Desanimados, con parsimonia, nos fuimos dejando al vaivén constante.

– ¿En que punto los amos se apenaron?- Nadie lo sabía pero no querían saborear la tristeza en su paladar

– ¡Arreglaos!-dijeron- ¡Apañaros un poco más!

Pronunciaron un mandato sin dobleces, nos vimos obligados a esconder la degradación.

La vida, a partir de ese momento, sería maravillosa para que ellos no sintieran la pesada carga, todo brillaría . Sonrisa, guiño, guiño.

LaRataGris

Anuncios