El último hombre

25 mayo 2021

Con este cuchillo, se podía leer bajo la pieza, el ultimo hombre mató a su mujer.

No era más que el recuerdo de otros tiempos. Por solo un flack podías hacer la experiencia más vivida, por un misero flack contratabas un multiforme Gamínedo que ampliaba la información.

Mezclando pequeños enseres de costumbrismo terráqueo, en los que se multiplicaba para representar diversos papeles. Junto a las obras despachaba algunos monólogos de carácter mas académico.

-Es irónico- explicaba el experto, hablando en perfecta lengua modular- que la última mujer sobre la tierra se llamase Eva. Algunos de sus mitos hablan de una Eva, también, como la primera mujer, madre de toda la especie. Murió, al final, con un vástago en sus entrañas, como una broma macabra del destino.

Si Adán no hubiese sido tan impulsivo, si hubiese dejado de lado esa estúpida violencia contra las mujeres, hoy este recuerdo, y aquí siempre señala la hoja con algo de dramatismo, este cruel objeto se habría sustituido por un bolígrafo con el que firmaron la paz contra sus propios monstruos.

Impactaba ver las manchas de sangre seca, perfectamente conservadas; la reinterpretación de la escena del crimen y un video donde dos metamorfos fingían morir en bucle.

El legado de la locura, rezaba en la puerta para una exposición claramente en desuso. Poco había quedado de aquella cultura belicista.

Pronto, en una semana, sustituirán la exposición por algo más atractivo, mucho más interesante, y ya no quedarían ni los recuerdos.

LaRataGris