Trabajando amigos

8 abril 2016

Trabajando amigos


Artistas de talón

13 mayo 2011

Había escrito su nombre, un nombre sonoro y pegadizo. Debajo se ordenaban todos los años de su vida, sus logros, las aventuras y desventuras más inverosímiles. Cada historia empezaba con un sobresalto, un encoger el corazón que te mantenía en tensión hasta que escuchabas la palabra fin, era un nuevo comienzo. El siguiente año parecía más intenso que el anterior, más suave que el próximo.

Se había conseguido rodear de gente que escuchaba su curriculum, que le reía las gracias y no cuestionaba la imposibilidad de todo lo que le pasaba, aunque cada cuento sonase a televisión y series sin argumento. El artista vivía de su momento, de cuando papa le pagaba las borracheras y era fácil arriesgarse y vivir límites seguros. Ahora sólo podía recordar batallitas mientras mendigaba fortunas que le mantuviesen vivo, que le permitiesen seguir pensando que era un transgresor por no tener que preocuparse de comer.

LaRataGris