Años salvajes

20 febrero 2017

Al día siguiente apareció Marco. Seguía vistiendo la misma sonrisa de derrotas y su camisa blanca se había manchado de vomito y barro.

Dejó cuatro dientes ensangrentados sobre la mesa del desayuno. Maite Corrió a revisarle la boca, abriendosela fuertemente con las pinzas de sus manos.

-”jon fe Farfosa”

-¿Qué?- preguntó sin soltar su presa.

-Que son de Barbosa-. Consiguió Zafarse- El se dedico a cosas menos visibles, más dolorosas

-No se por que sigues yendo con esa bestia- cogió una servilleta y con suma delicadeza empezó a limpiarle las heridas con agua.

-Vamos, mamá, estoy bien. Es que este es mi rollo.

-¿Tu rollo es ser un cafre?- Sonó al desdén de siempre, al que ya se había impermeabilizado- Anda, metete en la ducha. Te preparare un buen desayuno antes de que te caigas redondo al suelo.

LaRataGris


Estáticos en la escalera

15 julio 2008

Fue un jueves. Como casi siempre volvía de la universidad entre las 21:30-22:00 h. Hasta la última parada del metro, salir, escaleras mecánicas, caminando a la salida y otra vez escaleras mecánicas. Iban por la mitad, ya se veía la Luna fuera, cuando de repente, un fuerte crujido las hizo parar. Al principio hay unas vocecillas de protesta, pero pronto se calman.

Una hora de espera, la escalera aún quieta, la gente empieza a impacientarse. Algunos se sientan y el del extremo más cercano al final nos ofrece un cigarrillo, pensando en los demás no lo acepto, para que toquen a más.

Resulta que el gordito de delante vive dos calles por debajo de la de un amigo mío. Se llama Juan, viene de visitar a su madre, se está muriendo en el hospital.

Empezamos a pensar, a pensar que igual hay para rato y se corre la voz de que quizás halla que subir andando, por supuesto todos nos negamos, habráse visto, habiendo escaleras mecánicas vamos a caminar nosotros. HOMBRE!!! Bueeeno vale, el de la camiseta amarillo canario sí que quiere subir, dice que su mujer le estará esperando. Por suerte un buen hombre le deja un móvil, (Si es que lo qu eno solucione la amada tecnología).

Tres horas.

Hemos empezado a contar historias. Juan nos explica una de un amigo suyo que dice que la energía gastada en lujos sobrantes, como escaleras mecánicas, serviría para llevar alimentos al tercer muno. Todos nos reímos de la ignorancia de su amigo. “Si fuera así lo diría la televisión ¿verdad!!!?”- el pobre José esta empezando a delirar. Lo tranquilizamos.”No es por nuestra culpa, Dios lo quiso así para probarnos y estamos superando la prueba bastante bien”.

Cuatro horas.

Luisa propone pedir una pizza por teléfono y como tenemos hambre decimos que sí. ( Aunque yo digo que no tengo el monedero para ver si me ahorro algunas pelillas). Las pizzas llegan dos horas y media tarde y exigimos que nos las cobre a mitad de precio, al principio no quiere, pero la perspectiva de no cobrar nada lo convence.

Antonio lleva un periódico y lee lo que nos estamos perdiendo de la tele. Hoy ponían una serie muy buena y por fin Macho le iba a decir a Julia que la quería como a una madre. Un fuerte OOOOH!!! por parte de todos y mientras, se oye un estruendo CRACK!!! volvemos al movimiento… Por desgracia, al pobre que nos ofreció tabaco lo pilla desprevenido. Esta sentado y se le coge la camisa entre los escalones. La sangre sólo salpica a los primeros.

Por fin arriba me encamino a mi dulce casita. Han sido dieciseis horas insoportables. Allí, encerrado. Espero que no vuelva a suceder jamás.

LaRataGris.