Búsquedas

15 julio 2019

Un día cualquiera estaba dibujando cuando mi pequeño se acerco hasta la mesa de dibujo y, con ojos grandes, se quedó mirando.

-¿Qué haces? – Su mirada estaba clavada sobre la página, vigilando cada pequeño trazo. Allí, un cadáver parloteaba sin parar, acompañado de la muerte, en un paisaje trufado de melancolía.

-Bueno, estoy haciendo un cómic- intenté que mi tono no sonara a: “Uno que mejor no te tienes que leer siendo tú tan pequeño”

-¿Para quien?

-Para mi- Por un segundo reflexiona como si fuese imposible escribir para uno mismo- Es el viaje de un hombre que tiene que encontrarse.

-La gente- continuo rumiando- solo se puede ver en un espejo.

-Su yo interior, en realidad la búsqueda es de su yo interior.

– Entonces- entra en la conversación su hermana- tendrá que pasar por quirófano, si no no podrá encontrarse ese dentro suyo

Derrotado por la propia evidencia les doy la razón y acabamos dibujando entre los tres un tebeo que yo me estaba complicando demasiado, su interior estaba lleno de niños con ganas de jugar.

LaRataGris

Anuncios

Nadine

11 agosto 2014

-Si tuviésemos dinero- Albert abrazo a Nadine antes de marcharse para siempre. Se quedaron ella y su viaje a Londres. ¿ de dónde iba a sacar todo lo que le pedían y ella sola? El billete, la estancia y la bendita clínica que en españa era ilegal.

La agencia no le pregunto nada. Había conseguido hasta el último céntimo de euro y por su parte ellos podían empezar a ser amables con la pobre chiquilla. No repararon en nada que ya estuviese abonado, incluso un interprete para preguntarle todas sus dudas al doctor.- buenos días Nadine- era un traductor tan educado que incluso llego a enamorarse de el, aunque para Steven no fuese más que una noche.

– soy muy niña para ser mama- desde luego era uno de los grandes motivos por los que iban a su clínica pero aún así el medico dudo, en un ingles perfecto, de haberlo escuchado con claridad y le pidió al bueno de Steve que le explicara, a ella, que ya era madre, que su hijo tenía al menos seis años y estaba sentado a su lado. Esperando a su vez una nueva justificación para aquella visita.- lo siento- le contesto- pero no he podido venir antes. No tenía dinero. He mantenido mi embarazo en las mejores condiciones posibles hasta reunir todo el capital. Dios sabe el trabajo que me ha costado.

Perplejo, amante del dinero, el doctor programó un quirófano para el aborto y escondió un autoreproche.- dios todopoderoso, invención humana para la barbarie, protegenos de tus seguidores.- acto seguido se lavo las manos.

El goteo fue incesante. Tras aquella primera un montón de chicas invadían su clínica. Todas llegaban con cuentos de cigüeñas, pocas flores y abejas, la santísima trinidad. Hijas de la represión institucionalizada, la pobreza y los recortes educativos. Empapadas de la religión de las aulas, la sexualidad de barrio y buscadoras del escondite del pecado. Había otro perfil más pudiente, menos esperpéntico y vistoso, también existieron las que se quedaron en el camino y quienes construyeron una carretera con lingotes de oro.

LaRataGris