Explosión de alegría

30 septiembre 2019

Explosión de alegría

Pura lógica.

Cada cosa en su sitio, con el número adecuado de pasos, las sumas y las restas, el tiempo medido y, sin embargo, una explosión de caos y alegría se desata cuando juegas a todo lo que te gusta. Del desorden construyes, creas…me haces tan feliz.

Contigo aprendo a volar en línea recta, a torcerme si la razón dicta diversión.

Conquistamos fortalezas, preparamos zumos fabulosos y, “mentrastant”, nos vuelan la cabeza con laberintos matemáticos de difícil solución. Edificamos mundos de mil formas distintas, exploramos, ponemos en órbita canicas y bolas, saltamos como Jerónimos al infinito,…

Vivir a tu lado es una aventura fantástica que no quiero que termine nunca jamas.

LaRataGris

P.D. Como se que no te gusta te he escondido un beso detrás del dibujo, para cuando seas grande y lo necesites, no hará falta ni que lo pidas.


En predicción del futuro

14 septiembre 2019

En predicción del futuro

.P


Animales solitarios

11 junio 2019

A pesar de que no tenía perro, cada semana, desde hacía diez años, se acercaba hasta la tienda de mascotas y compraba una bolsa de pienso para cachorros. Aunque no tenía corazón cada día hacia más grande su laberinto de muros, evitando que alguien pudiese encontrar el hueco donde tendría que estar. Era suficiente con el amor de su chucho.

Se lo imaginaba cariñoso, moviendo la cola al llegar a casa, soltando algún ladrido esporádico mientras el lo chistaba para no molestar a los vecinos.

Un día, tal vez un lunes, sonó un timbre que no supo reconocer, volvió a escucharlo mientras el perro ladraba como si alguien llamase a la puerta.

Un niño, frágil como el rocío, le esperaba en la entrada.

-Buenos días-dijo el niño intentado que la mirada penetrante del adulto no le rompiese.

-¿Pero?-miró las calles tortuosos que había construido durante décadas-¿cómo has atravesado mi laberinto? ¿los lobos? ¿las trampas? ¿por qué llegas ileso?

-Señor, mi cometa, se ha colado en su balcón, ¿podría devolvérmela?

-Por supuesto que no-se mostró tajante- mi animal se la habrá comido.

Sin esperar réplica cerró la puerta con vehemencia mientras se decía que debía tener cuidado con estos mequetrefes. Estaba seguro que de permitirle recoger su artilugio le chuparía la sangre como el vampiro emocional que se le intuía- Los niños- sentenció-no son de fiar.

Tapió la puerta Y corrió los cortinas para que nadie le viese desde la calle, aunque la curiosidad le supero Y se asomó por una rendija mientras el niño observaba desde abajo.

– Señor- le gritó desde la seguridad de la calle- está ahí, intacta.

Vencido recogió la cometa y se la lanzó al mocoso, no sin antes fingir que apartaba al can.

De forma impecable planeo hasta sus manos mientras el perro se enroscaba a sus pies.

Había solucionado de una forma inteligente el problema, antes de que se le acercasen a robarle la vida. El ya tenía más que suficiente con el cariño de su chucho.

LaRataGris

Me reconozco en mis muros, en mis laberintos, en mi soledad…


Disculpad la pobreza

5 enero 2019

Disculpad la pobreza


Jaulas para niños

22 junio 2018

Jaulas para niños.


La llave escrita

4 junio 2018

El cuento no era gran cosa, quizá por eso era tan buen cofre. Una historia de príncipes y princesas, de corte clásico. Ella: meliflua, enfermiza; él: gallardo, apuesto, salvador.

No aportaba nada a la realidad excepto una pequeña llave escrita. Ningún adulto era capaz de distinguirla, incluso a algún niño se le escapaba que en la frase “… Era un canalla veterano en mil refriegas” Justo allí, se escondía la llave.

Era la presentación del malo, malísimo. Resulto ser más progresista que los buenos.

Al leerlo de forma rápida y apresurada se desdibujaban las palabras y, sobre los páginas del libro, se formaba una pequeña puerta por la que solo cabía un cuerpo de pequeño. Necesitabas imaginación para poder abrirla pero quien la veía ya no podía cerrarla.

LaRataGris

puertas a otros mundos


Aprendiendo a reir y llorar

5 mayo 2018

Aprendiendo a reir y llorar

 

Un día mi madre me dijo que le dejara leer algo que había escrito. Se lo leyó entero, poniendole mucho interes, y luego me dijo que estaba bien, pero no había entendido nada.