Final, punto.

2 noviembre 2021

Aunque la tinta empezaba a borrarse, el negro parecía un azul desgastado, ella se empeñaba en mostrar el tatuaje con orgullo. Una enredadera que subía hasta la mitad del muslo, salpicando la pierna con alguna florecilla que no tenía reflejo en la realidad. Nunca significó nada y ya ni le quedaba la pretensión de la belleza.

Aún así, Patri, buscaba ropa que no le tapase. Quería lucir y lucirse como un escaparate al mundo.

Alguien, un desconocido, le advirtió- Es poco favorecedor, tienes que reciclarte.

Incluso le dibujo un croquis de como mejorarlo: Una raya aquí, la cortamos con una perpendicular y una imagen bíblica de un Jesús Sexsimbol; sí, con el colgajo totalmente a la vista.

Valoró la propuesta, la miró interesada un microsegundo y la desecho con una carcajada. Hacía tiempo que no necesitaba complacer a nadie ni mostrar su belleza interior, le gustaba que su tatuaje fuera tan feo y absurdo.

LaRataGris

.


Promesas perecederas- P: Palabras

18 febrero 2015

Palabras perecederas: palabras perfectas prometen pertenecerme, pero parpadeo para probarlas, paladeo, perezco penetrado por ponzoñosa pócima

Palabras perjudiciales
Puyas preñadas de pus
Penetran la piel sin
Piedad ni pena

Puñales pérfidos
Perforan la piel y pueblan el
Pensamiento de perdiciones

Perdigonadas profundas que no
Perecen ni perdonan
Proyectiles precisos
Petardos poderosos que explotan y
Proscriben la paz

Palabras pintadas de pasiones y placeres
Promesas purpuras de Prometeo
Plegarias a Pan que nos proteja de Perséfone

Palabras son solo palabras
Persecuciones que penetran al pusilánime
Para el perceptivo, puertas y paisajes

Imagen: LaRataGris

Poema: Antonio Gómez

Voz: Josep García

La poesía muerde