Araña domingo

30 noviembre 2021

Hoy es domingo en el centro comercial, deberían dormir las tiendas. Las arañas salen tranquilas de paseo; se asoman cucarachas en el almacén.

-Hoy no vienen los humanos- gritan las ratas-. Hoy esto es para nosotras.

Y corretean; orinando y cagando en cada esquina. Solo prohibida la zona de restaurantes, el ocio y algunos lavabos seleccionados.

No entienden de rebajas, de festivos especiales; normativas para que no pare la rueda: sin descanso, sin familia, sin amigos, sin casa.

“Gran apertura” se lee en todas las entradas, en carteles enganchados a farolas, se dice en varias cuñas de radio pero nadie avisa a los insectos no humanos.

Cuando aparecen los primeros trabajadores ven bailar felices a las pelusas del polvo, artrópodos paseando, insectos comunes recitando tantos cuentos como granos de arena hay en el mundo. Asqueados ante el espectáculo que les es negado deciden limpiar, chafar, destruir como si no fuera domingo. Que todo este perfecto para los compradores.

Mientras tanto, en otro universo, los empresarios, desde sus casas no quieren a las familias de sus empleados, no sueñan con amigos o un hogar ajeno; no les gusta que las arañas paseen sin bolsas de la compra o gastar su dinero.

LaRataGris


Final, punto.

2 noviembre 2021

Aunque la tinta empezaba a borrarse, el negro parecía un azul desgastado, ella se empeñaba en mostrar el tatuaje con orgullo. Una enredadera que subía hasta la mitad del muslo, salpicando la pierna con alguna florecilla que no tenía reflejo en la realidad. Nunca significó nada y ya ni le quedaba la pretensión de la belleza.

Aún así, Patri, buscaba ropa que no le tapase. Quería lucir y lucirse como un escaparate al mundo.

Alguien, un desconocido, le advirtió- Es poco favorecedor, tienes que reciclarte.

Incluso le dibujo un croquis de como mejorarlo: Una raya aquí, la cortamos con una perpendicular y una imagen bíblica de un Jesús Sexsimbol; sí, con el colgajo totalmente a la vista.

Valoró la propuesta, la miró interesada un microsegundo y la desecho con una carcajada. Hacía tiempo que no necesitaba complacer a nadie ni mostrar su belleza interior, le gustaba que su tatuaje fuera tan feo y absurdo.

LaRataGris

.


Pobreza genética

15 octubre 2021

Quebrar


Lena Astroquímica

5 octubre 2021

La diferencia entre la Lena deportiva y la Lena intelectual es sustancial. La una lleva ropa cómoda y pisa con seguridad; la contraría sonríe discreta, escondida tras las páginas de un buen libro.

Pelo suelto o recogido en un moño, cola de caballo o perfectamente despeinado de una forma premeditada, estudiada hasta la más mínima punta: otra Lena, la Lena princesa.

Ella habla del partido, ella del baile de electrones modificando el átomo. Te da, la Lena cocinera, el truco para que las patatas queden perfectas, crujientes y sabrosas.

se deja la vida entrenando, se deja la espalda y los ojos en una biblioteca. Duerme y sueña la Lena soñadora.

Hay tantas Lenas, tantas habitantes de la misma piel. Un cuerpo y complementos intercambiables para distintas actividades

-Elige- le piden.

El trabajo impide diversidad.

-Elige.

La gente quiere leerla de una sola pasada.

Es entonces cuando sale la Lena del vicio, la cocinera, bailarina, pintora y un largo etcétera.

Lena poliédrica, inclasificable.

Solo repudia a esa Lena trabajadora, la que solo sirve para una única cosa, encerrada y catalogada.

Por eso siempre elige Lena, su luz, su libertad.

LaRataGris


Vida tópica

22 junio 2021

Me duele la espalda. Me levanto con los tópicos. La vida fluye, el desayuno fugaz y salgo a la calle con los párpados aún pegados.

Casi sin saludar me cruzo con la rutina en el metro, viajando hasta paradas parecidas. Se despedirá sin tan siquiera un adiós que llevarse a los labios.

-Buenos días, trabajo.

-No pierdas el tiempo.

Activado como un autómata me olvido en los pasillos de las mil puertas. Funciones pregrabadas se repiten incesantes, como ruedas del engranaje. Me cruzo con compañeros ocupados en lo suyo .

-Eh

-Eih

Malgastamos cada segundo en las cosas que le importan a la empresa. Acumulamos todos los milisegundos que podemos para poder canjearlos por una salida pactada.

Rutina regresa en forma de cansancio.

Bailamos tirados por el suelo y desconectamos nuestras funciones vitales hasta que, en un instante cualquiera, vuelven a amanecer los tópicos y podemos morder de nuevo el mismo trozo de deliciosa vida.

LaRataGris


Nadie sin casa

18 junio 2021

Quebrar


Luces que se apagan

28 mayo 2020

Luces que se apagan

levanta!


Ficción concertada

6 marzo 2020

Ficción concertada

 

8P


El velo visible

29 julio 2019

Todo el mundo conocía la existencia del velo, no era invisible pero como si lo fuera. Preferían ignorarlo. No se tocaba ni se miraban los miserias que vivían tras la tela semitransparente.

No se fijaron ni cuando cayo soplado por una ráfaga de viento, como una voz en mitad de la nada. Se deslizó con suavidad, como si no estuviese sucediendo.

La elipsis alrededor del sol, el pan de la mañana que nunca será como el de antes, la amistad, la pena, la alegría …

El teatro continuaba con o sin verdad, evitando los peligros de saber, de sentir,… la necesidad de transformarse.

LaRataGris