Ficción concertada

6 marzo 2020

Ficción concertada

 

8P


El velo visible

29 julio 2019

Todo el mundo conocía la existencia del velo, no era invisible pero como si lo fuera. Preferían ignorarlo. No se tocaba ni se miraban los miserias que vivían tras la tela semitransparente.

No se fijaron ni cuando cayo soplado por una ráfaga de viento, como una voz en mitad de la nada. Se deslizó con suavidad, como si no estuviese sucediendo.

La elipsis alrededor del sol, el pan de la mañana que nunca será como el de antes, la amistad, la pena, la alegría …

El teatro continuaba con o sin verdad, evitando los peligros de saber, de sentir,… la necesidad de transformarse.

LaRataGris



La barrera invisible

18 febrero 2019

Primera lección: La vida, tu vida, no te pertenece . Eres el engranaje de una gran corporación, la humanidad, cuya dirección ha caído en malas manos.

Segunda lección: Destruye el sistema, tendréis que liberaros.

Existe una barrera invisible entre ficción y realidad, un punto de no retorno que nadie se ha atrevido a traspasar, por eso bailamos en la ficción.

Ficción: la realidad es una ficción, una mentira impuesta,aunque casi siempre autoasumida con ayuda de una educación programada.

La ficción sirve para cohesionar a la sociedad. Gracias a ella se sustentan los regímenes actuales. Caprichosos y personalistas en un salvajismo de mercado.

Realidad: Son mucha de las cosas que no nos creemos, que harían avanzar el mundo. La realidad nos asusta, por eso la escondemos tras un velo de ficción. “Son utopías irrealizables”, así las defienden los reales.

Destruye la ficción, como al sistema. Ponla en en evidencia y nada dolerá más que la libertad, exigente amante, no siempre complaciente, por eso se la elude tan amenudo.

Algunos papeles planteaban planes irrealizables, pocos se habían salvado de la quema. Su autora había desaparecido como humo pero quedaba la idea, como un susurro en primavera, flores estallando a cámara lenta, imparable.

LaRataGris


Como matar al dragón

10 septiembre 2018

¿Por que tendríamos que matar al dragón? Solo el, de iridiscentes escamas y suave forma de volar, como si estuviese hecho de viento y luz, puede abrirnos la puerta de los sueños.

Jamas baja del cielo, se mezcla con las nubes, formando la lluvia con su aliento de azufre ardiente.

A veces nos regala el trino y la tranquilidad de su voz, la belleza de su danza confundiéndose entre estrellas fugaces.

Entonces ¿por qué dispararle allí donde creemos su corazón?¿porque no podemos entender lo que explica?¿porque se aleja de nuestro control y comprensión?

Ya no quedan dragones vivos, no hay maravillas, no existe la magia porque preferimos que la realidad quepa entre cuatro pequeñas paredes.

Quieres saber cómo matar al dragón cuando, realmente, ya está muerto.

LaRataGris

v


La brillante armadura

6 agosto 2018

Se sentaron juntos para estar a kilómetros de distancia. Espalda contra espalda pero cada uno conectado a una red diferente. El uno era un yakuza para quien el honor de la familia estaba por encima del crimen cometido, el otro un caballero de armadura oxidada y misiones rápidas.

El mundo externo no era nada, la vida se limitaba a la pantalla y a la barra de progreso.

-iSi!-gritó Fu Noname.

Ert arrancó los ojos de la pantalla, los asesinatos continuaban en ella mientras el miraba ojeroso a su amante. Los parpados le caían de puro cansancio. Habían pasado siete años atrapados hasta que el logro de Fu los saco del trance.

-Bri llan te ar ma dura- señaló la pantalla

-Bo ni ta- Respondió el yakuza, haciendo gala del mismo lenguaje empobrecido.

Parpadearon de forma rítmica , apretando fuertemente la mirada durante un minuto. Fuera del juego fue una eternidad infinita. Entonces volvieron a sus respectivas partidas y cada uno le preguntó a su guía que camino tenia que escoger mientras, el soporte vital, seguía manteniendo el espejismo de realidad.

LaRataGris

*


La llave escrita

4 junio 2018

El cuento no era gran cosa, quizá por eso era tan buen cofre. Una historia de príncipes y princesas, de corte clásico. Ella: meliflua, enfermiza; él: gallardo, apuesto, salvador.

No aportaba nada a la realidad excepto una pequeña llave escrita. Ningún adulto era capaz de distinguirla, incluso a algún niño se le escapaba que en la frase “… Era un canalla veterano en mil refriegas” Justo allí, se escondía la llave.

Era la presentación del malo, malísimo. Resulto ser más progresista que los buenos.

Al leerlo de forma rápida y apresurada se desdibujaban las palabras y, sobre los páginas del libro, se formaba una pequeña puerta por la que solo cabía un cuerpo de pequeño. Necesitabas imaginación para poder abrirla pero quien la veía ya no podía cerrarla.

LaRataGris

puertas a otros mundos