Grupo Equis

17 noviembre 2020

¿Recuerdas al grupo equis? ¿los ×-group? ¿los recuerdas por sus canciones?

Durante la pasada década tuvieron dos números uno y medio, en un remix compartido, en la lista más importante de ventas directas del país.

Sus fans eran legión: coreaban los estribillos, forraban carpetas y paredes con fotos y posters; gritaban a su paso y, en poco tiempo, se diluyeron como la sal en el agua. Como si jamas hubiesen existido músicos ni publico entregado. Su recuerdo era como una ensoñación que olvidas al despertarte; tienes una melodía en la cabeza que no sabes de donde viene.

X han vuelto en forma de meme, una foto de la formación original recreando la portada de su primer maxisingle.

MCFlufi al frente, con su tupe eterno y debajo un texto: “Tupe guay”, en letras sinuosas.

Se han hecho virales como los videos de gatitos cuquis. Vuelan de un mensaje a otro, provocan imitadores de medio pelo que se ponen una berenjena por peluquín y se replican hasta perder sentido.

Los primeros visionarios reúnen a la banda frente a enormes pantallas que recrean su actual éxito mientras, un portátil conectado a potentes altavoces, reproduce sus antiguas canciones. Están quietos, más viejos pero con la pose de su foto estrella. Mientras, el público, jalea todos los memes, vitorean los nuevos selfies que se han hecho especialmente pensando en el concierto: bocapato, sexigatita, pensador mirando al infinito y, por supuesto, “Tupe guay”, que se repite en bucle.

Piden bises, y la banda vuelve a salir tras una cortinilla de estrellas, ponen el meme una vez más. Saludan entre el estruendo del reproductor y desaparecen en un fade out . Un atmósfera propicia, con luces estroboscópicas que lo llenan todo.

Mucho ruido que × ha vuelto a la actualidad más absoluta, completamente adaptados de imágenes, nuevos tiempos.

La banda, que jamas tendría que haber desaparecido, regresa para quedarse, para vender camisetas y descontextualizar la realidad a golpe de añoranza y píldoras de recuerdos.

LaRataGris


Sin final

16 mayo 2016

Sus ojos brillaban en la noche rápida, las luces zigzagueaban sobre sus cuencas oculares como gusanos sin freno.

La lúgubre furgoneta avanza como una tortuga entre la vorágine del resto de vehiculos. Viajando al ritmo de una tenue música, enfermiza en su repetición. Allan apartó algunas luces de un manotazo- Putos insectos- inmediatamente regresaron.

Alina esperaba en la esquina, cualquier encuentro fortuito que no viniese acompañado de una multa seria bien recibido, incluso esa tétrica furgoneta. Estaba especializada en frances, pero era época de crisis y no se podía ser demasiado remilgada.

Allan conducía canturreando una lista sin final, en su cabeza se entremezclaban los nombre’Ana, Amaia, Ariadna, …-Era muy selectivo, todas las prostitutas que escogía debían tener un nombre que empezase por la letra ‘A’. La noche no parecia querer acabar y el estaba cansado, con su sombrero de Cowboy y la sonrisa vieja tras los gafas de sol.

-¿como te llamas?

-Alina- y la sonrisa se hizo sincera .

-Esta noche sois dificiles de encontrar. Yo soy Allan pero quiero que me llames Jack .

……

Alina bailaba para Allan, Jack. Sólo queria un baile y mientras él podía masturbarse viendo cada uno de sus huesecitos entrechocando entre si.

Cuando acabo dejó cuatro billetes sucios sobre el cuerpo muerto de la chica- mmm – respiró la sangre fresca- ha sido un bonito juego, Alina. ¿Cuando vuelva a encontrarte seras Beatriz?

– claro-contestó el cadaver- y volveré a bailar para ti.

Jack se tapo la calavera con el gorro de cowboy, las gafas de sol y un pañuelo

-¿Sigues buscando a tu chica? No debe ser fácil en este infierno

-Pero te tengo a ti, tu me ayudas-Selena recoge los billetes que aún huelen a esperma fresco.

-sabes, Allan, no se hasta que punto te estoy ayudando. Solo dejo que me encuentres con otro nombre, pero no dejo de ser yo.

-Ya hemos probado las As, busquemos la B– y se va canturreando su canción de las chicas A, esperanzado de que otro nombre ocupe su lugar y esta vez sea el definitivo.

LaRataGris