Sin final

16 mayo 2016

Sus ojos brillaban en la noche rápida, las luces zigzagueaban sobre sus cuencas oculares como gusanos sin freno.

La lúgubre furgoneta avanza como una tortuga entre la vorágine del resto de vehiculos. Viajando al ritmo de una tenue música, enfermiza en su repetición. Allan apartó algunas luces de un manotazo- Putos insectos- inmediatamente regresaron.

Alina esperaba en la esquina, cualquier encuentro fortuito que no viniese acompañado de una multa seria bien recibido, incluso esa tétrica furgoneta. Estaba especializada en frances, pero era época de crisis y no se podía ser demasiado remilgada.

Allan conducía canturreando una lista sin final, en su cabeza se entremezclaban los nombre’Ana, Amaia, Ariadna, …-Era muy selectivo, todas las prostitutas que escogía debían tener un nombre que empezase por la letra ‘A’. La noche no parecia querer acabar y el estaba cansado, con su sombrero de Cowboy y la sonrisa vieja tras los gafas de sol.

-¿como te llamas?

-Alina- y la sonrisa se hizo sincera .

-Esta noche sois dificiles de encontrar. Yo soy Allan pero quiero que me llames Jack .

……

Alina bailaba para Allan, Jack. Sólo queria un baile y mientras él podía masturbarse viendo cada uno de sus huesecitos entrechocando entre si.

Cuando acabo dejó cuatro billetes sucios sobre el cuerpo muerto de la chica- mmm – respiró la sangre fresca- ha sido un bonito juego, Alina. ¿Cuando vuelva a encontrarte seras Beatriz?

– claro-contestó el cadaver- y volveré a bailar para ti.

Jack se tapo la calavera con el gorro de cowboy, las gafas de sol y un pañuelo

-¿Sigues buscando a tu chica? No debe ser fácil en este infierno

-Pero te tengo a ti, tu me ayudas-Selena recoge los billetes que aún huelen a esperma fresco.

-sabes, Allan, no se hasta que punto te estoy ayudando. Solo dejo que me encuentres con otro nombre, pero no dejo de ser yo.

-Ya hemos probado las As, busquemos la B– y se va canturreando su canción de las chicas A, esperanzado de que otro nombre ocupe su lugar y esta vez sea el definitivo.

LaRataGris


Los amigotes del asesino

22 septiembre 2014

Se le intuía la polla en cada palabra, la pose de hombría y la bravuconada- ¡ Soy el puto amo!- y así trataba a la gente que lo rodeaba. El macho arrastraba los brazos al caminar, se tambaleaba con la sempiterna penúltima y pegaba con los puños cerrados, sin pensar. Una vida sencilla y sin complicaciones hasta que se le murió el punching ball. Empezaron las preguntas y los reproches- ¿por qué cojones te has separado de ella que todo te lo consentía?, solo tenías que haber parado un segundo antes-, y él, que jamas la había querido, lloraba por que le dolían los nudillos de tanto odiarla-¿ por qué te has tenido que morir?.

Aquel fue el primer día, y último, en el que limpio algo: hizo desaparecer la sangre para que no hubiese delito y fingió su mejor sonrisa para las autoridades. – No te preocupes,- le tranquilizó el señor agente- mi jefe te entenderá perfectamente, es hombre igual que tu, que yo y el amo del universo. A todos los machos se nos va de tanto en tanto la mano sobre la carne blanda, es comprensible- y le dio la tarjeta de un abogado -cojonudo, es el que llevo mi divorcio.

– Seguro- le dijo su mejor amigo- que se ha muerto para meterte en un problema. Pero al final, a la muy zorra, le ha salido el tiro por la culata”

– ¿ Tu crees? Yo me siento un poco sólo.

– Mira, una buena compañía- le dijo mientras fingía una mamada- es cada vez más barata e internacional. No tienes por que aguantarle los gritos a esa histérica. Vamos, yo invito.

– Dime que el juez fue una jueza,- se exaltó una lectora- que le aplicaron garrote vil a el y a todos los cromañones que lo acompañaban.- Pero jamas fue juzgado. No pude tranquilizarla ni escribirle un final feliz. En el mundo de los hombres el sol se apagó para que nadie viese lo que no debía ser visto y después la vida continuo en silencio, interrumpido por algún grito desesperado. El siguió viviendo.

LaRataGris

 


El asesino de la inocencia

1 marzo 2012

El asesino de la inocencia


Silencia_te

26 noviembre 2010

Silencia_Te