Nestor Bakyunin

22 diciembre 2014

¿Quien es Nestor Bakyunin? No creo que halla alguien que no conozca al campeón multiversal pero ¿quien es realmente Nestor Bakyunin?

El menor de una familia humilde: su padre obrero cualificado en Pujalte S.L., su madre asesora internacional para la división Manhattan, todos sus hermanos conocidos de sobra.

Creció sin su madre, siempre de viaje, y su padre llegaba tarde y cansado, se dormía intentando jugar con ellos. Su hermano, Henry, era el encargado de que nunca le faltase de nada- tienen demasiados títulos para no ser nada- era algo que Henry decía cada vez que el padre empezaba a roncar.

Estudiaban en un colegio publico, cuando los recortes los habían dejado siendo un reflejo de lo que fueron. Buenos profesores no podían compensar demasiada religión, demasiadas leyes irrefutables. Nunca llegó a comulgar con todo aquello y a punto estuvo de tirar por el retrete sus estudios por no enmascarar sus opiniones sobre el cristo de los térmicos. Finalmente, llegado el día, contestó con la milonga que le habían explicado y aprobó no sin cierto recelo de su profesor.

La universidad fue un escollo insalvable. Habían despedido a su padre por que la empresa no ganaba tanto como preveían y su madre nunca había tenido un sueldo de macho alfa. Sin beca, una vez más por los recortes, solo podía ir de oyente en las clases teóricas. Practicaba en casa donde daba rienda suelta a experimentos que jamas le hubiesen permitido oficialmente. Al contrario que sus padres, sin titulo, era alguien que no podía ser contratado. Unicamente podía optar a trabajos físicos donde fueron reduciendo su inteligencia a base de golpes y palizas. Así fue como adquirió su resistencia y su necesidad de titulación. El camino fácil fue la lucha libre donde escaló puestos hasta convertirse en el campeón multiversal que todos adoramos.

De las memorias del mejor luchador multiversal, Nestor Bakyunin.

LaRataGris


“Teletopia”

29 abril 2013

Llegó el futuro y nos pilló desprevenidos. Alguien dijo en el televisor que podíamos vivir mirando la pantalla y la gente aceptó por que no suponía ningún esfuerzo.- Sin problemas, seremos felices para siempre, por una eternidad.- Cada cual podía escoger una buena serie con la que identificarse, una banda sonora para saber cuando llorar o reír con un guión que nos resume sin tener que pensarnos.

Dispusieron los sofás unitarios y las familias se despidieron por que no todas habían escogido los mismos canales. Inyectados a los tubos de nutrición nos fuimos apagando uno a uno hasta quedar sumidos en un ligero coma autoinducido. Que intensa la vida de aquel suicidio colectivo, nadie se había decidido por un final anodino y la tensión empezaba a ser palpable en cada centímetro de los cuerpos inertes.

Nestor despertó en aquella locura. Su ser había resistido el máximo calculado, había sobrevivido a los sedantes y descarnado intento incorporarse pidiendo algo de comida.

– Cuando decidimos que esta era una buena forma de morir?- Pensó, al ver la hilera de cadáveres, sin obtener respuesta, tampoco solución. Con la mirada buscó al presidente de su país, algún político que le engañe prometiendole salvación, aunque sabe que no tendría fuerza de acercase a el o despertarle de su muerte. Desconectado se fue consumiendo sin remedio. No tenia la paz pactada y los rebeldes que salvan la humanidad estaban atrapados en su propia teleserie. Ya no tenia nada más que a el mismo.

LaRataGris