Vocaloid de verano

29 agosto 2017

El almacén espera a oscuras. No es demasiado grande, lo justo para contener varios cuerpos, algún instrumento y un vehículo para su carga y descarga.

La enorme puerta, que casi ocupa una pared, se abre dejando entrar la luz que los grandes almacenes, que la rodean, le permiten. Dos sombras insignificantes entran. Una, insegura y novata , sigue al veterano que no para de señalar con desdén, explicándolo todo.- Este año- le informa- toca aquel bombón– su dedo señala un maniquí que cuelga desnudo de unas finas cadenas – A ver como usas el control, bajala con cuidado que sera la próxima voz del verano. No queremos que se rompa ese culito tan sexi por una caída tonta.

Perezoso, el hierro chirría agobiado por trabajar tras un año de tranquilidad, mientras, la cantante, baja suavemente- Vamos, acercate a mirarla. Sabes que podrías follártela si quisieras- Le toca los pechos sintéticos mientras se le descompone la cara de placer-Vente, hombre, tocale las ricas tetitas. Así tendrás algo en lo que pensar cuando la veas moverlas por televisión.

Yo….

-Vamos , hombre, Ya veras que gustosas son- Casi por obligación se deja llevar, obedece al jefe y se calla- Es chulo ¿verdad? Venga pues a metérsela- hace una pausa y se ríeTen cuidado que hablo de la música. Que más quisiera yo que fuese otra ranura. Esa otra la tienen precintada por si algún pez gordo se la quiere trajinar, esos lo quieren todo inmaculado ¿sabes?

Mecánicamente introduce el conector de descarga y esperan hasta que abre los ojos de par en par. Parece alguien al que acaban de rescatar de un naufragio. Con la mirada vidriosa, llena de preguntas, y la piel seca y frágil de varios días a la deriva.

-Hola- es todo lo que le dice, luego vuelve con el aprendiz- ¿Sabes? en realidad esto no es un Vocaloid, es algo más grande, pero ya se le ha quedado el nombre: El uno por el todo, lo llaman. Tonterías, tu fijate bien en esas deliciosas peritas, no vas a encontrar unas tan perfectas en el mundo, ni siquiera esas operadas, estos son más reales.

“Aprovecha que es verano. Sera la canción perfecta y desaparecerá un año más, en este almacén. La gente es feliz así. La compañía gana, nosotros no contamos que ya habíamos visto sus pechos mucho antes de que saliera en las revistas. Nos llevamos un buen pellizco por ser los primeros en sobarla, ahora que aún esta grogui. Chaval, si no te quejes, te ha tocado la lotería con este curro. Unicamente tienes que evitar enamorarte de ella, es solo un trozo de carne y todo ira bien

LaRataGris

 

Portada Vota Charlie: Piezas

Algo más de Rock and Roll en:

Comic Square o Payhip

Anuncios

Todas las costumbres

12 junio 2013

Un día Moritz se despertó un poco más tarde, aunque no lo parecía. La habitación continuaba a oscuras, entre las rendijas de la persiana no se filtraba ni el más tenue rayo de luna, como si fuera se hubiese apagado completamente el mundo. Un ligero vaivén acunaba la estancia, igual que les pasa a las cajas que cuelgan de las grúas del puerto antes de llegar a su barco. Desorientado y con el dolor de cabeza de haber tomado algo que no recordaba se acercó a la ventana para ver como tras los cristales solo había una pared de madera envolviendo a la de ladrillos.

De repente un golpe seco, plock, y dejo de moverse. Luego más ruido y en apenas unos segundos retiraron los maderos, volviendo a dejar la habitación conectada a una casa pequeña y desordenada. En ese mismo instante sonó el timbre de la puerta como si alguien hubiese estado toda su vida esperando aquel momento, Perfectamente sincronizado. Dos hombres de la compañía le tendieron la mano, una carta y una sonrisa de compromiso.- Señor Moritz,- ni tan si quiera le permitieron contestar- la empresa ha decidido su nuevo puesto de trabajo. Tiene postales en la habitación azul para despedirse de sus antiguos amigos y familiares. Si no le interesa su actual ubicación puede comprar un ticket de regreso y nosotros mismos rellenaremos el hueco de su inestimable presencia. La compañía le quiere a usted pero con el dinero adecuado puede pagar su libertad- e inmediatamente desaparecieron como por arte de magia.

Moritz cerró la puerta y miró por la ventana que hace un momento solo mostraba nada.- la misma nada,- pensó- una zona industrial de cualquier parte del mundo, con gente a la que no me apetece conocer. Entrega urgente- Se dijo con tristeza- solo soy mercancía a la que cambiarle todas sus costumbres.

LaRataGris