Mundo de colores

18 enero 2016

Dejó los pinceles sobre la mesa y su mundo desapareció. La realidad era tan aburrida, carente de reinterpretaciones que la hicieran crecer. Allí, fuera de su infinito de colores, no era más que un humano pequeño, una mota de polvo.

Sus manos empezaron a temblar asustadas, sus ojos, empañados, le suplicaron que recuperase sus herramientas- y, -sus labios agrietados intentaban ordenar el torrente de ideas que golpeaban su cabeza- y si mientras nos alejamos destruyen nuestro interior.

El pincel volvía a bailar entre sus dedos- yo- era una palabra tan difícil de sacar. El exterior rugía hambre, existían compromisos previos- yo- obligaciones, trabajo, sumisión- Yo- se pintó una sonrisa de color verde- yo….ya comeré. Ahora quiero pintar, estar vivo en el desorden de trazos mal dados. Mi mundo necesita crecer- y de un portazo abrió la puerta al país donde quería ser enterrado.

LaRataGris


El día en que jamas conocí a Picasso (*)

14 julio 2011

Cuando yo nací Picasso ya estaba muerto. Se había inventado y reinventado cientos de veces hasta ser un cadáver tan interesante como reservado. No era nada accesible, no concedía entrevistas y apenas se le veía fuera de la tumba.

Conseguí su teléfono de un amigo cubista en común y tras diez tonos la centralita insinuó con su voz de máquina pregrabada- Pablo Ruiz Picasso se encuentra dormido o fuera de cobertura. Por favor, inténtelo un poquito más tarde. – Jamas me cogió el teléfono o me devolvió la llamada.

Perdía mi tiempo en la lectura de sus cuadros. Buscaba discretos mensajes encriptados y me desesperaba por no poder conocerlo. Un día especialmente caluroso decidí olvidarlo. Quemé todas sus pinturas y me arranque los recuerdos de aquellos años perdidos. Pero mucha gente me seguía preguntando sobre el, querían saber si seguía obsesionado, si me había vuelto loco ya o lo haría la semana que viene. Era difícil romper el fuerte vinculo que había adquirido con aquel completo desconocido.

Hastiado fui al parque del castillo en el que reposa su cuerpo y con toda la fuerza de la que pude proveerme le grite- Pablo, hoy sera el día en el que jamas te conoceré. Ahora ya puedo seguir mi camino.- Y Pablo respondió en el ulular de una lechuza.

LaRataGris

(* Nda. Juego de palabras imposible de traducir al francés)


La lucha

7 julio 2011

la lucha