Primero lo de dentro

25 junio 2018

-Primero lo de dentro- exigía la señora retocada a golpe de bisturí, dinero en mano. Dejando que las palabras se enganchen en el carmín de sus labios, como moscas bañadas en miel.

– Primero…- repitió el culturista, de cuerpo impecable, cultivado en gimnasio de alto standing. Mostraba al hablar no se cuantas horas en tríceps y en cuatríceps, enormes músculos en labios de pato y, se le intuía, el esfínter blanqueado.

-Primero…- acompañaron los empresarios que preferían contratar a los muertos habituales en sus orígenes, lejanos de ojos indiscretos y leyes protectoras.

-Primero…- Se dejaba adormecer la masa, pensando que, ellos, eran los más bonitos, los perfectos, los únicos que merecían ser cuidados, mimados, follados,… cuando en realidad sólo los estaban jodiendo.

-Primero, primero lo de dentro, lo tuyo- Exhortaban a los gobiernos sin darse cuenta que eran ellos los que habían descuidado su interior. Se dedicaban a la fachada y tenían poco corazón, poca cultura, escasa humanidad. Para empezar, primero, tendrían que arreglarse lo de dentro, como bien les gustaba decir.

LaRataGris

Insectos

Anuncios


Mírame mientras me desangro

1 abril 2010

Mírame mientras me desangro


Equidistantes

11 febrero 2010

El arquitecto mira su maqueta. Cada zona perfectamente delimitada, limpia y funcional. Una obra maestra que no son capaces de trasladar al mundo real.-Obreros especializados- piensa- macacos, ineptos.

Únicamente él pondría el mimo necesario para elaborar esta belleza, pero es algo que sobrepasa las capacidades de una sola persona…imposible remodelar todo el barrio con dos manos.

El polvo se acumula sobre edificios recién construidos, las suelas marcan el suelo impoluto con la mierda que rodea su creación, perros, viejos escupiendo, vándalos, peleas y toda la sangre dibujando insultos en el arcén y, sobre todo, árboles que tendrían que haber guardado una perfecta equidistancia se comban al crecer, acercándose unos a otros, rompiendo el delicado equilibrio que tan finamente había plasmado en su proyecto inicial.

Obsesionado se hace fabricar plantas de cristal y una enorme cúpula protege de impurezas el ambiente. Él se queda dentro mientras obliga a que todos los vecinos desalojen la zona. Desnudo, desinfectado y con el alma en harmonía se va quedando sin oxígeno, intenta que su cuerpo fallezca en la posición correcta… Pero llega un punto en el que nada se controla y queda tumbado sobre el cemento, sin corromperse pero igualmente disonando en un punto que no estaba pensado para ser un cementerio.

LaRataGris.