Última carrera

4 febrero 2019

ultimamente necesito demasiado ese sueño reparador que de tanto en tanto pide la vida. Mis parpados empiezan a pesar como el yunque que le cae encima al coyote, mi cuerpo deja de responder. Me convierto en un autómata al que se le ha terminado la energia, aún me muevo, aunque más por inercia que no por un deseo real.

Amanezco con ganas de hacer nada, o un poco menos que nada, mientras me quemo a lo largo del día. Nunca la reparación del sueño es total y, aún así, noto que tengo demasiado por hacer, no puedo parar.

Con la poca fuerza que voy recogiendo intento aprovechar al máximo, no es una carrera, no pretendo llegar al final pero si recoger todas mis estrellas fugaces por el camino. Igual solo llego a la mitad, puede que menos, pero marcare mi ritmo… me detengo y cojo fuerzas para llegar donde yo quiera.

LaRataGris

Anuncios

Amable

29 diciembre 2015

Sea usted amable. Recuerde que mientras usted pierde el tiempo gruñendo hay mucha gente que se desvive en darle por culo. Sea amable pues, aunque sea de una forma ilusoria, usted debería aparentar el placer del acto sexual.

Sea amable y sienta esa alegría, disfrute, no sea usted terco, relájese, sea amable. No oponga resistencia, goce como un animal: abra bien sus piernas, sea amable, amable y amable o todo esto sera una violación de sus derechos como ciudadano, eso es algo que ni usted ni nosotros queremos, sea amable, consienta.

El estado le quiere contento y si usted no puede serlo: sea amable. Finja la alegría de ser penetrado por alguien al que usted quiere. Sea amable y no nos obligue a usar la fuerza bruta.

LaRataGris


La ciudad vendida

7 julio 2011

Amanece en la ciudad de nadie, donde cada calle es del mejor postor y las fuerzas de la ley y el orden venden seguridad a cambio de miedo. Vigilan cárceles de libertad, mantienen a los presos atados a futuras violencias que justifican cualquier barbaridad.

Millones de hormigas mantienen los silencios necesarios para que no sean las ideas si no los intereses los que definan su sociedad. Están aterrorizadas y el poder despliega intimidatorios grupos que hagan palpable el estado de terror que se avecina si se siguen comportando como ciudadanos emancipados.

-Vuelvan a sus quehaceres diarios- parecen querer decir- no se detengan a pensar. Nosotros, los afortunados, ya sabemos que camino tomar… A quien cederle la ciudad.

LaRataGris.