Ayer

19 agosto 2017

A veces continuas con tu vida, como viento que sopla en cualquier dirección por que no tiene a donde ir. Ayer el miedo dolía en el mismo corazón por el que he dibujado los pasos de otros días felices, acompañado muchas veces por mis sueños más delicados. Ayer la tristeza y el silencio, en forma de un ruido molesto, insoportable, no me dejaba ver en las sonrisas de ojos cansados. Ayer el mundo se paró por un instante y vinieron con sangre para borrar todas las huellas. Por eso me ato al suelo, para rehacer mi camino sobre arenas movedizas, sin que el pánico me lleve.

El espejo roto es una mentira piadosa, que me devuelve multiplicado en un solo recuerdo, una sola vida pequeña y asustada, pero jamás vencida.

Ayer es hoy y hoy… continuamos.

LaRataGris

 

Portada Vota Charlie: Piezas

Y “Vota Charlie” en:

Comic Square o Payhip

Anuncios

Viajes indirectos

8 noviembre 2012

Dejó las mochilas cargadas y caminó sin nada más que sus ideas. Extraños billetes de curso ilegal aceptados a la ligera, demasiadas veces. La distancia de sus pasos había dejado de ser la medida de sus avances, la huella del sofá marcaba sus nuevas introspecciones. Se había convertido en vagamudo de lo irreal, incapaz de llevar sus mundos a las realidades existentes. Había perdido la cinética juvenil y sus teorías de la estática eran a todas luces insuficientes. Era uno más culto, interesado en la inteligencia y el pensamiento pero uno que se marchitaba.

De repente amaneció un día incrustado en el skay de su marca. Incapaz de articularse, abrazado suavemente por el sillón que impedía su huida. Le había borrado la forma de actuar mientras el televisor le gritaba los males endémicos de nuestro tiempo. Mauricio absorbía todo aquello sin poder hacer nada más que ni asentir ni negar.

Pasaron los meses sobreviviendo como una espora, bebiendo humedad y alimentándose de despistados insectos que confundían sus labios con la entrada de una gruta en la que procrear, pero no era suficiente. Cada segundo era más débil que el anterior, se desvanecía como parte del mobiliario, no era una persona y no podía pagarse una vida como tal. A alguien se le cayeron sus restos durante el desalojo y se hizo polvo, desapareció siendo una parte de lo que le rodeaba, una sobra del sistema. Lo habían desechado por que el futuro del capitalismo es más importante que las personas que les ha tocado vivir en el.

LaRataGris