El año que viene

28 junio 2022

Todo cambiara el año que viene, pensó Valentina, todo será mejor.

Por eso se calzó sus zapatos de viajera del tiempo, planchó con una pasada de la mano su arrugada camisa que continuo siendo un guiñapo lleno de lamparones y olor a humano sin paliativos.

-¡Buenos días!- le gritó al mundo, con una sonrisa tatuada en los labios. Ajenos, el resto de vagamundos, continuaba en el sueño plácido de la inercia.

Las calles, desiertas de primera hora de la mañana, se llenaban de los sonidos del silencio y la apatía.

-El año que viene – volvió a repetirse en voz alta, para olvidar que aquel uno de enero no había cambiado nada, para fingir que esta nueva tanda de trescientos sesenta y cinco días que se le venían encima no iban a destruirla un poquito más. Para nada importaba que, para el resto de mundo, el calendario dijese veintisiete de junio, en realidad las fechas eran lo de menos para seguir fingiendo que el año que viene todo sería mejor.

LaRataGris


¡Sí!

22 marzo 2022

-¡Sí!

-iSí!- gritan los psicópatas-. ¡Adelante!

Siempre en positivo y quieren que tú también sí. Un sí proactivo, un sí feliz por cualquier cosa o mierda que se disponga.

-¿¡Quieres!?

-iSí!-como yonkis ante su dosis. Con el brillo de sus ojos llorando fanatismo.

Sin conocer las consecuencias, sin pensar -¡Sí, si, sí!

-Te abrirás a un nuevo mundo. Conocerás, aprenderás. Participa.

Es cierto que nunca has querido esas mejoras, que tú prefieres otra vida pero… así has de ser, estar a muerte con lo que te pidan. ¡Sí! Grita una vez más.

Así te educan desde pequeño. Prueba, lo nuestro, aprende, lo nuestro, sigue la senda; claro esta, la nuestra. No reflexiones y Lanzate al abismo con un optimismo desmesurado.

-¡Sí!

LaRataGris


El mejor regalo

4 enero 2022

Regalitos


Negacionista en positivo

3 diciembre 2021

Sin papeles, los negacionistas, se tendrán que conformar con ahogarse en bares clandestinos.


Piensa positivo, malnacido

9 marzo 2021

Se había tatuado el cuerpo con buen rollito: Sonríe, es gratis, se leía con letras entrelazados en su pierna derecha; THINK POSITIVE, gritaba en mayúsculas su antebrazo izquierdo, junto a un smiley que guiña un ojo.

Un corazón, unas alas, un ancla, el nombre de su actual pareja tapando a las dos anteriores.

Sus hijos sobre el pecho izquierdo: Sheila, Izan y Belén.

se había hecho escribir en los nalgas los diez mandamientos de la gente feliz, la receta para una vida mejor.

Construía un alto y grueso muro de Buenrollismo mientras que, el mundo que le rodeaba y no veía, se derrumbaba.

Nunca había pisado demasiado firme. Se apoyaba en las frases hechas, en la vida es rosa si tu quieres. Su única aportación para conseguir un lugar mejor era la tinta que bajo su piel decía its a bíutiful dey sin plantearse siquiera si lo había coloreado de forma correcta o le faltaba un acento.

LaRataGris