Sapos, príncipes y princesas

6 enero 2014

Erase una vez una historia de sapos, príncipes, princesas y acuerdos unilaterales. Firmaron un tratado con los sapos de todas las charcas del universo. El gordo, viejo y sabio, en representación del resto, levanto su anca Izquierda, apoyo la derecha sobre el papel que acababa de firmar y prometió que ninguno de los suyos, bajo ningún concepto, volvería a convertirse en príncipe azul. No costo demasiado: un banquete con moscas, un lago tranquilo y sellaron su alianza para que, los reyes futuros, pudiesen sacar tripa, descuidar sus modales y eructar palabras de amor a princesas desesperadas que suspiraban- ay, si esto es lo que hay-.

Algunas, cansadas de sus amantes pendencieros, se acercaron hasta donde habitaban los batracios. Perfumadas con olores a ciénaga, engalanadas con nenúfares, pintadas como imaginaban ellas atraerían su atención,… se contonearon ante ellos para conseguir un beso. Pero los sapos les salían rana, cumplían sus obligaciones adquiridas de forma envidiable y, las jovencitas, se vieron atrapadas en los abrazos de los guarros.

– Pues yo- gritó la más rebelde- reniego y me niego. Aquí me quedo.- se construyó un castillo de nubes, trabajo la tierra y montó una comuna con otras princesas que se quisieron quedar. Fue un escándalo mayúsculo; renunciando a su posición, mezclándose, incluso, con plebeyos. Había días en que hasta se quedaban solas y jugaban solas, por que querían estar solas y a solas se comían perdices y fueron felices incluso cuando las borraron de todos los cuentos y se convirtieron en seres reales, a los que nadie puede desencantar.

LaRataGris


Princesa revisitada

20 julio 2010

Un día la Bella Durmiente se despertó harta de ser un estereotipo. Miró sus lacios cabellos rubios, los pómulos sonrosados y le preguntó a su espejo, espejito quién era la más bonita.-Blancanieves- respondió al instante- no cabe la menor duda-.

Suspiró aliviada. Ya no quería competir por ser la más hermosa, necesitaba que la valorasen por algo más y, con esa idea, abandonó su torre de marfil descolgándose por la ventana con una cuerda trenzada con su propio pelo.

Atravesó el patio da armas llevada por botas de siete leguas y se acercó a la sastrería del pueblo. Allí esperaba encontrar algún valiente sastrecillo que le tejiera un traje, símbolo de su transformación de mariposa a gusano. Pero se había ido a matar gigantes y el del emperador seguro que le cosía un vestido demasiado rimbombante y esperpéntico, para nada acorde con su estado actual.

Acostumbrada a no solucionar nada se derrumbó. Al fin y al cabo vivía en un palacio en el que, el día que se levantaba, ya lo tenía todo hecho. Aquella situación era demasiado para ella. Llorando en una esquina la gente se acercaba para ver qué ocurría. Apenados de ver una chica tan guapa llorando, con el maquillaje resbalándole por los pómulos le preguntaron qué le pasaba, si necesitaba algún príncipe azul que la rescatase. Entre sollozos explicó su historia, lo desgraciada que era por ser feliz y lo mucho que le gustaría dejar de comer perdices y ser una más del pueblo, igual que el príncipe que se convirtió en mendigo.

Hasta el gato se rió de su sombra mientras desaparecía raya a raya. Estaba sola, con la corona aboyada, la seda rasgada y la cara manchada de camino. Era un despojo sin dinero y con tanta hambre que se hubiese comido hasta un guisante que hubiese estado mil y una noches bajo cien colchones. Así que regresó por el camino de baldosas amarillas, pensando que la próxima vez le pediría a su papi un chandal de terciopelo azul, a juego con sus zapatitos de charol rojo. Se rizaría el pelo para poder jugar con sus bucles dorados y se entretendría en buscar nombres extraños perdidos en sopas de letras…cualquier cosa antes que volver a arriesgarse con la vida.

LaRataGris.


Cuento corto. El escritor. El rey que no fue príncipe azul y la bruja que era el mismo

15 abril 2009

Cuento Corto.

Principe y princesa, una bruja muere y el amor triunfa.
fin.

El Escritor.

Nació un sentimiento de belleza en el corazón de un escritor mediocre. Una chispa que creció hasta absorver a su dueño y le dejo tan ciego de tan intensa que era.
Se sentó, intentando calmar las hermosas palabras que se habían grabado en sus entrañas, ordenando cada sílaba para que la historia fluyera por su cuerpo, hasta una hoja en blanco que se burlaba frente a él. Pero su mente no canalizaba el torrente que desbordaba su interior.
Una punzada de dolor, una opresión, tensó sus músculos, retorció sus huesos hasta dejarlo exhausto, llorando en un rincón de la habitación.
Así lo encontró su mujer, con el sollozo de un llanto desperdigándose entre las paredes, temblando impotente.
Arrodillada, rodeando aquel despojo consumido por lacerantes estertores, intentó entender los labios mudos de su marido, buscando los sonidos que deberían producir al moverse de aquella manera en su cara desfigurada por el daño.
Desesperada rozó su boca con la de el, sintiéndose inútil por no poder entenderle y notó que eran sus labios los que, ahora, seguian a los de su amado, dejando escapar las palabras que él no podía formar.
– Una fábula se ha enredado entre mis venas, me desgarra para poder huir ¡pero no lo consigué! Necesio la llave que lo libere. Por favor ayudame- se apagó el susurro.
Decidida sujetó con ambas manos el cuchillo de mango rojo, tiñó la hoja de carmesí y lo giró ciento ochenta grados en la cerradura de su pecho, abriendo de par en par la puerta. Un hilillo de sangre manó de la herida, transformándose en un río inteligente que se detuvo en el folio, formando en escarlata un “Cuento Corto” que acababa con las palabras.

“a Teresa, mi musa e inspiración,

que libera lo mejor de mi.”

El Rey Que No Fue Príncipe Azul

Y

La Bruja Que Era El Mismo.

Érase una vez, en un reino lejano, que los cuentos eran todos diferenes. Los habían que acababan bien; aunque sorprenda, algunos mal y otros, que al terminarlos, no sabías si llorar o reír.
Se mezclaba la diversión con la crueldad y las dulces ancianas eran salvadas del estómago de fieros animales abriendo en canal sus cuerpos dormidos. También se rescataban a los pobres cabritillos y los pequeños sastres se envalentonaban con historias de asesinos en masa de molestas moscas que revoloteaban en habitaciones cerradas. Los gatos hablaban y se calzaban botas de siete leguas o formaban grupos de heavy metal con perros, gallos y burros.
Cualquier cosa que entretuviese al pueblo, que le hiciese olvidar los impuestos que el déspota monarca imponía a aquel lugar.
– Majestad- entró haciendo una reverencia el recaudador.- Vuestros súbditos os odian. Han escuchado de un tal Robin Hood y piensan que vos sóis el cruel enemigo de sus hazañas.
El rey, enfurecido, llamo al bufón de la corte, culpánolo de su pésima popularidad por difundir historias que entretenían a la plebe pero,- no son suficientemente buenas pues no me quieren más después de escucharlas.
– Oh! Perdonadme su graciosísima señoria,- tintineó al son de sus cascabeles al realizar una pirueta- sólo soy un humilde malabarista que- extendió los brazos y ensombreció el rostro en una mueca expectante- aún así he hallado la solción…
– Habla sin más rodeos- retumbó por la sala del trono la impaciecia del viejo gobernante- Y que por tu bien sea interesante lo que tienes que contar o no necesitarás de esa cabeza chiflada que sostiene tu cuello.
Con una mano en el gaznate y la otra sosteniendo un papel, el saltimbanqui leyó en voz alta y temblorosa un relato que llamó “Cuento Corto”.
– Magnifica escenificación. Sublime parloteo. Un príncipe bondadoso, una reina hermosa y todos amigos del pueblo. Que sea, por decreto los cuentos serán amables, con reyes que engañen a la plebe con un maniqueísmo creíble.
Se quemaron las obras, sólo la tradición oral las mantuvo en la memoria de algunos niños.
– Te leeré “La cenicienta”- decían las madre y los padres- “Blancanieves”, “La Bella Durmiente”- calando tan hondo en el corazón infantil que se reescribieron con otros nombres, cada vez más dulces e inocuos, con familias reales más bonachonas y queridas. Infinitos fueron felices y suculentas perdices, alegres finales.

LaRataGris.