Viejos amigos

26 abril 2022

Entró cerrando los ojos, dejando que fuera el tiempo quien le describiese cada rincón del bar. El aceite requemado, la conversación de los borrachos habituales y el aire como una presencia física. Un parroquiano lo aparta de un empujón y sus pies se despegan con dificultad del suelo.

Abre los ojos para intentar no volver a tropezar, el espeso humo y la escasa luz no ayudan.

-Una cerveza, botellín, que no tengas que limpiar un vaso.

Mama Gladys escupe sobre la barra y mezcla grasa recubierta de polvo con el gapo y la vida de la balleta.

-Nadie, en su sano juicio, entraría aquí por su propio pie ni después esperaría salir sin perder algo por el el camino. Tómatela deprisa y no molestes a mis parroquianos. Este consejo es gratis, por los viejos tiempos .

-Claro, Mama Gladys.

– Ya no perteneces aquí, no la cagues- Y vuelve a escupir, está vez a sus pies, antes de marcharse.

Una mesa demasiado animada llama su atención y, de los cuatro que la ocupan, el más joven se da cuenta.

-¿Vas a dejar de mirar, payaso?- le dice mientras se acerca con pocas ganas de hacer amigos.

-Me parecéis un grupo simpático.

-No somos alegres muchachos ¿Qué coño quieres?

-Lo que no busco son problemas.

-Lugar equivocado, Mandril -y los ojos serenos de uno se encuentran con los inyectados en odio del otro.

-Entonces será mejor que me acabe la cerveza y me vaya.

-¿Qué pasa, Rou?- una voz ronca y directa surge desde la mesa.

-Nada, Matt, un imbécil que ya se va.

-Sabes, Rou- le dice Matt -Solo he conocido a un tipo con tan mal gusto para las camisas. Un viejo amigo al que juré matar si volvía a verlo.

Marv se mira los dibujos Hawaianos.

-¿Entonces lo mato, Jefe?

-No creo, me debo haber Confundido ¿Verdad, Marv?

-Claro, Viejo amigo.

-Eso pensaba.

Marv suspira, nada lógico lo ata a esté lugar Se levanta para deshacer el camino hasta la puerta cuando Matt le hace un gesto.

-Marv, No necesitabas esa advertencia para saber que no eres bienvenido. La tienes solo porque soy mejor que tú. No volveré a avisarte.

-¿El cementerio es neutro?

-Solo hasta que la entierren.

-Solo hasta que la entierren -y se marcha sin mirar atrás, como hizo hace trece años.

LaRataGris


Muertos pequeños

6 abril 2021

Muchas veces preferían jugar a que habían muerto, igual que veían morir a sus padres con la cerveza en la mano y un mondadientes entre los labios. Se quedaban en el bar hasta que las horas los expulsaban y hablaban de lo mal que estaba el mundo, de lo bien que se vivía antes en el, cuando eran más pequeños y solo existía la alegría.

-En aquella época-solían decir -nos pasábamos el día en la calle, jugando.

Igual que hacían sus padres, era un juego sencillo, de roles, fingir ser adultos muertos mientras esperaban la noche.

laRataGris


Tu voto al silencio

14 septiembre 2017

Tu voto al silencio

¿Qué? ¿ No sabes de qué va esto? enterate con esta práctica Guia de lectura

¿Qué? ¿No quieres esperarte hasta que acabe su serialización? Pues ya puedes conseguirlo en

Comic Square o en Payhip


El Caminante

23 mayo 2016

El caminante, Don Diego de Salazar, pequeño, de cadencia bamboleante; zigzaguea por las calles sucias de la ciudad. Por fin regresa a casa tras empalmar noche tras noche una semana de compadreo con los borrachos locales y dormirse de bar en bar.

-No esquives el camino de regreso- le pide una estrella- Si acabas al borde de un abismo puede que te levantes precipitándote a la muerte.

Pero él ya caminaba en la cuerda floja desde que nació en un orfanato muy cristiano, se pregunta sobre quien se atreve a marcarle los lugares conflictivos- Yo soy quien decidirá con quien me peleare esta noche – grita y regresa sobre sus propios pasos, con la determinación clara y los objetivos vacíos.

-Ojala- le llora la luna- tu cabezonería te llevase por mejores sendas, donde el ciego no es guía y los trayectos no parecen tan claros.

LaRataGris


Bar, Barcelona, barrio, bar

30 septiembre 2013

En la futura zona alta de barcelona se encuentra el barrio de los bares; donde se desayuna, come, merienda y cena en terracita, entre colegas borrachos y familias simionucleares… se ha multiplicado la vida sana. Les han regulado los carriles para bicicleta, se han reglamentado unas zonas de estiramiento y ahora se pasan la vida corriendo entre resaca y resecas lenguas. Se otorgan la medalla de oro a la deportividad y es para todos los participantes por que- tío,- se apoyan unos en otros- te quiero- se la merecen.

Hay también un paseo sobre el que discurren las terrazas más turísticas. Frente a cada una de las mesas el ayuntamiento ha colocado bancos para los cojos, los que lo están dejando o quien no pueda pagarse una silla privada. Desde allí ven como se intoxican los pudientes y, si alguno de los afortunados siente orgullo de su barrio, podrán pelearse por un trozo de lomo o un pincho moruno. Lo lanzan con cierto protagonismo, contentos de que no se muera de hambre en aquella tierra de nadie donde, como siempre, el dinero marca si estas de fiesta o bajo tratamiento.

LaRataGris.