Justificante de ingresos

18 julio 2017

Nadie se había dado cuenta de que el cielo ya no era azul. Era una mezcla extraña, que acababa siendo un marrón informe, plomizo por algunas zonas mas degradadas.

La vida abajo, en el infierno, continuaba Como si las rutinas pudiesen derrotar los malos presagios -Hey, Joe- los saludos parecían las frases de una vieja canción que la gente se había aprendido demasiado bien, los respuestas no parecían tener más sustancia que un chiste mal contado.

El mundo real se acababa y los amos del universo seguían preocupados por los balances de caja y la macroeconomía. Habían conseguido que hasta la última mierda del sistema bailase la misma y estúpida canción, por eso, Maria del Mar buscaba la forma de vender más a cualquier precio, por que incluso muertos necesitaban Justificar las malas ventas, lo del cielo, ya estaba olvidado, era secundario

LaRataGris

Portada Vota Charlie: Piezas

No importa que Charlie sea una buena o mala venta, el sistema lo fagocitara por otros motivos. Mientras compralo en Comis Square o en Payhip

Anuncios

La razón del miedo – sueños de gata

11 diciembre 2013

la razón del miedo

Sueños de gata.
Pensamiento sucio,
a veces.
Mirada sibilina y
siseante.

Mira y siente,
pero no ve.
La gata saborea
e, insistente,
se seca el pelo
que antes lamió.
Lame, sesuda y,
mientras se limpia,
se asombra
y se asoma
a la vida
tras la reja azul.

Jesús M. Palomo

 

Poema: Jesús M. Palomo

Ilustración: LaRataGris

Voz: Yolanda Vilorio Gómez

La poesía no muerde


Monoteístas monocromáticos

30 abril 2012

De repente amaneció un día de un color azul celeste infinito. Los campos y la ciudad, animales racionales e irracionales, insignificantes objetos o, incluso, aquellos de una relevancia tal que se hace difícil imaginarles un cambio… absolutamente todo se había impregnado de esa misma tonalidad, haciendo imposible distinguir los límites de nada. La vida se había vuelto un gran fondo azul en el que se escuchaban ruidos y quejas por no poder ver, por quedar ahogados en el monocromatismo mas absoluto. Aunque eran pocos los que gritaban. La gran mayoría estaba feliz por la moda, preferían la estética y dejaron de lado las criticas y la desobediencia al celeste.

Conformados con la nueva pigmentación se hicieron uno con el orden establecido mientras los locos, se quedaron solos en sus celdas blancas. Algunos ácratas buscaron amarillos en los fondos de sus armarios, verdes y lilas luchaban contra la dictadura monoteística, rechazaban la adoración unilateral y sus trazos pintaban notas discordantes, estridencias en la realidad mas absoluta.

Mayoría se enfrento a minoría en la calma de los ganadores y los resignados hasta que, de repente, amaneció un día de color purpura y las tornas se giraron. Los celestes se dejaron llevar. Su color fue menospreciado, sinónimo de rebeldía. Los antiguos disidentes se volvieron azulados para poder seguir quejándose. Todos cambiaron de chaqueta para salvar las apariencias. Solo los corazones rojos, las entrañas negras… resistieron mas allá del momento sin ser gobierno u oposición, eran vida de la que no cambia ni cuando su color se pone o pasa de moda.

LaRataGris.