Cuarenta ladrones

15 enero 2018

Han pasado cuarenta años como cuarenta ladrones, llevándose gran parte de mi vida. Siempre la que no tiene que ver conmigo, la otra me queda para la eternidad del recuerdo.

Yo que siempre he estado en crisis: Un trabajo alimenticio, poco tiempo libre y un mundo que gira indudablemente a la derecha, contra mi izquierda revolucionaria.

Es imposible realizarse cuando tu no quieres subir peldaños prefabricados de mierda. Necesitas un valle infinito por el que caminar. Allí estaba, siempre intentando construir utopías mientras me lanzaba contra el muro de su realidad, esa cabezoneria era lo que hacia soportable mi derrota, estaba perdido pero consciente.

Por eso pensé: Si esto no es crisis a los cuarenta me voy pegar una ostia considerable.

y llegue con las inseguridades habituales. No me dio para comprarme un descapotable, ni económica ni mentalmente, no podía, ni quería. Tampoco me apetecía liarme con una chiquilla que pudiera ser mi hija ¿Pintarme el pelo de amarillo pollo? ¿Para qué?

Por la ropa siempre he sido bastante hortera, pero no me iba a ceñir unas mallas de cuero, calcetines de dandi venido a menos… En cambio me multiplique en lo que siempre había disfrutado: Mis niños, el dibujo, la escritura,…

Aprendí que las crisis son acordarte de que una vez tuviste sueños que ahora ves imposibles.

Te dices a ti mismo: ¡ya no los cumplirás!, eres cruel e insensible. Yo sigo siendo un soñador y por eso tengo trece años, donde no habitan las miserias. Hace mucho tiempo que entendí que cumplir más no me llevaba a ningún sitio, por eso me mantengo en mis trece, madurando mientras veo al mundo envejecer.

LaRataGris

Si quieres colaborar en cumplir alguno de mis sueños puedes hacerlo en: Payhip  o en Comic Square


Vándalos

23 enero 2017

Cada día entiendo más a los vándalos. Ya se que se me ha pasado la edad destructiva, que ahora no todo vale. Supuestamente tendría que haber buscado mi sitio, arrasando el mundo a mi paso, atemperarme y ser un remanso de paz dando consejos que jamás cumplí. Un ya me he equivocado y mi mala experiencia es un grado. La juventud, evidentemente, se burlaría de mis batallitas y yo los criticaría por su rebeldía sin causa.

Por desgracia sigo teniendo la opresión en el pecho de estar atrapado. Continuo con la necesidad básica de construir mientras que la sociedad me pide que recoja los cascotes de la generación anterior, que con ellos fabrique sus mismos errores.

Yo quiero quemarlo todo, reducirlo a cenizas para que no quede más remedio que empezar de cero. Y si caigo que noten mi minúscula presencia.

Entiendo a los vándalos porque, más allá de mi justificación, están perdidos como yo pude estarlo. No les dejaran encontrarse hasta que, demasiado tarde, les ahoguen los compromisos y todo movimiento les sea prohibido.

Y aún entendiéndoles me pregunto que sera más escandaloso ¿mi justificación de su violencia o que ellos no encuentren otra forma de expresarse?

LaRataGris


Recuerdos

1 diciembre 2011

Recuerdos


Asúmelo

26 julio 2009

Asúmelo