¿Quién se ha tirado mi pedo? el juego

23 diciembre 2019

¿Quién se ha tirado mi pedo? el juegoTe presento el juego que les he hecho a mis niños para nuestro amigo “invisible”. Los regalos en casa han sido muy especiales, toda la familia ha fabricado momentos inolvidables para los demás. Fotomontajes, juegos, sudaderas, dibujos,….  confeccionado pensando en la persona que lo iba a recibir.

Me encanta cuando aprendemos a no comprar, cuando pasamos momentos juntos jugando de forma cómplice.

Lo más bonito que me han dicho del juego han sido las risas de Pau, se meaba, y Alicia preguntándome si para venderlo cambiaría los personajes.

Muchas veces se habla de un única vía para vivir según que fiestas, te invito a que busques tu propio camino, es más divertido aunque no lo veas en una película.

Si no es la primera vez que pasas por aquí sabrás que no felicito las navidades, si es tu primera vez puede que te acabes de enterar, de cualquier forma espero que siempre te lo pases muy bien, no solo cuando te inviten a la alegría.

LaRataGris


No dejes de votar

7 noviembre 2019

No dejes de votar

Mejor Vota Charlie


Todo a un euro

7 junio 2017

Todo a un euro

Portada Vota Charlie: Piezas

Y mientras tanto mis cucas


Esperando sin hacer nada

25 diciembre 2015

Esperando sin hacer nada


Algo viejo, algo nuevo, una ciudad prestada

4 junio 2015

Algo viejo, algo nuevo, una ciudad prestada


Un mes de saldo

25 noviembre 2013

El día quince, cuando todo lo que había cobrado se había esfumado, la nevera temblaba de hambre y toda su familia lloraba, Alberto decidió que aquello tenía pinta de final de mes.- mañana- se animó- debe ser día uno, seguro que tengo otra nómina esperándome en el banco.

Llegó a la entidad con el estomago rugiendo exigencias, ¡ necesitaba su dinero y lo necesitaba ya! Y la verdad es que fueron muy comprensivos: a tenor de las circunstancias, la salvaje crisis, el hambre, el país…le adelantaron sesenta eurillos y tres céntimos a cuenta de su próxima paga. Así fue como comenzó su mes de una semana, exactamente lo que le duro el parné. Aquel adelanto reducido no había servido de demasiado así que, aunque aún le quedaban los tres céntimos, volvió a rugir el llanto de los suyos.

– Tendremos que cobrarte intereses- no le dijeron ni la primera ni la segunda vez- es un crédito por tu bien. Pensamos en ti, por ti.- Por eso el quince ya no fue el problema. Todo se iba adelantando, unos días antes, una semana, el mes entero y ya estaba gastando su presupuesto de un año, creyendo que ya no pasaba nada y sin hacer nada al respecto.

LaRataGris


El contraejemplo

29 noviembre 2012