Bancos y amigos

26 octubre 2018

Bancos y amigos

 

kdjkl

Anuncios

Un mes de saldo

25 noviembre 2013

El día quince, cuando todo lo que había cobrado se había esfumado, la nevera temblaba de hambre y toda su familia lloraba, Alberto decidió que aquello tenía pinta de final de mes.- mañana- se animó- debe ser día uno, seguro que tengo otra nómina esperándome en el banco.

Llegó a la entidad con el estomago rugiendo exigencias, ¡ necesitaba su dinero y lo necesitaba ya! Y la verdad es que fueron muy comprensivos: a tenor de las circunstancias, la salvaje crisis, el hambre, el país…le adelantaron sesenta eurillos y tres céntimos a cuenta de su próxima paga. Así fue como comenzó su mes de una semana, exactamente lo que le duro el parné. Aquel adelanto reducido no había servido de demasiado así que, aunque aún le quedaban los tres céntimos, volvió a rugir el llanto de los suyos.

– Tendremos que cobrarte intereses- no le dijeron ni la primera ni la segunda vez- es un crédito por tu bien. Pensamos en ti, por ti.- Por eso el quince ya no fue el problema. Todo se iba adelantando, unos días antes, una semana, el mes entero y ya estaba gastando su presupuesto de un año, creyendo que ya no pasaba nada y sin hacer nada al respecto.

LaRataGris


El juego de las sillas

30 julio 2012

Cada noche la ciudad enemiga enviaba varios hombres, de lo más común posible, disfrazados de vándalos. Destrozaban nuestras sillas atadas a vallas y arboles para que la ciudad, mas inhumana que nunca, pudiese decir que tenia razón. Después se iban a su escondite para nada secreto, lleno de secretas.

Cada noche volvíamos a sacar nuestras sillas a la calle para tomar el fresco y vernos las caras mientras dentro, las televisiones, prohibían revoluciones. Veíamos pasar a los salvajes y, sin miedo, hablábamos y hablábamos hasta que era el sueño el que nos derrotaba. Rendidos dejábamos el mobiliario por el que nos habían quitado, para que lo pudiesen destrozar a su antojo.

Cada noche, casi desde que llego el nuevo alcalde, nos sentábamos a construir estrellas. Fue al poco de entrar en el gobierno; retiro los bancos de los parques para que no nos juntásemos la mala gente, nos tuvimos que sentar en el suelo y en los escalones por que los veranos son imposibles en nuestras casas-horno. Luego, como somos de la peor calaña que existe, nos cansamos del duro cemento y salimos a los portales en un clamor de cotidianidad por recuperar nuestras calles pero,…

Cada noche la ciudad enemiga….

 

LaRataGris


Ladrones

30 mayo 2012

ladrones


Las fórmulas caducadas

14 febrero 2012

Mosca no sabía cómo había entrado. Seguramente pasó por una pequeña rendija, una puerta que se abrió y cerró en apenas un segundo y se la comió. Quedó atrapada en un lugar tan grande que podría haber fingido que era un mundo nuevo por descubrir. Pero, claro, aquel planeta estaba rodeado de cuatro paredes, le pesaba un techo y no corría aire o luz. Allí no podía ser feliz. Se sentía extraterrestre colonizando una tierra yerma, sin oxígeno ni las condiciones adecuadas para crearlo.

La única ventana que parece mirar el cielo azul esta protegida por un campo de fuerza invisible para mosca. Una vez y otra vez se lanza como una kamikaze, chocando la cabeza contra un enorme catacrok que no la lleva a ninguna parte.

Decide trazar planes distintos; coger carrerilla y estamparse en línea recta, zigzagueando, entrando en diagonal… da lo mismo, siempre llega a ese punto en el que vuelve a destrozarse contra la fría membrana que la retiene, siempre tiene que volver a gritar de rabia mientras busca otras formas de ir directa contra el cristal.

Mauricio la mira en sus intentos vacíos y, al final, conmovido, decide ayudarla. Atontada por los golpes es fácil de atrapar y enviarla con la fuerza, que ella no tiene, contra el mismo punto cerrado con idéntico resultado. No se desanima, motivado por la perseverancia de la mosca se inventa una forma de darle más impulso, algo loco que no parece que vaya a funcionar hasta que, montado, se sorprende con su complejidad. Tres tirachinas que rebotan, que activan un mecanismo basculante bajo el peso de mosca que, gracias a los innumerables cálculos, irá incrementando su velocidad y fuerza de manera exponencial, hasta poder traspasar la ventana.

De nada sirven los gritos de su madre pidiéndole que abra la puerta, Mauricio prefiere hacer variantes sobre el sistema contrastado. Así son las cosas que no le dan miedo, la mosca tendrá que seguir dándose cabezazos con la misma intensidad con la que los gobiernos rescatan bancos… hasta el fin de sus días.

LaRataGris


¿¡ Los sacaremos de su crisis !?

14 julio 2011

¿¡ Los sacaremos de su crisis !?


Potenciales

18 noviembre 2009

-¿¡Luís!?- y Luís se gira hacia la puerta aunque no hay nadie allí. La voz ha llegado desde la otra punta del piso. Empujada por los pulmones de su madre, disparada en la cocina, atravesando recibidor, comedor y finalmente su habitación para que no se quede dormido.

– ¡Ya voy mamá!- De hecho ya estaba despierto desde hacia rato. Al menos llevaba una media hora mirándose al espejo, cerciorándose de que todo estuviese en su sitio. Cada pelo debía guardar un orden especial, los cuatro rastrillados con algo de gomina para no despeinarse en el ajetreo del día a día; elegante con su traje y corbata, impecablemente planchado por mami, zapatos relucientes y sonrisa de vendedor. Ensaya algunos gestos que transmitan confianza y ya está preparado para empezar a moverse.

Forma parte de un gran equipo, el mejor. Todos están licenciados en económicas, con másters en dirección de empresas y varios títulos más que cuestan mucho dinero. Pero escogieron una mala época para estar tan preparados. – Hay crisis- le dijeron en el banco- la gente pierde sus trabajos, sus casas, el coche… se están quedando sin nada y los bancos tenemos que asumir menos ganancias. – O lo que es lo mismo, lo contrataron por menos de lo que valían sus credenciales y, encima, él se sintió feliz de ponerse a trabajar con unos usureros tan respetados.

Su jefe directo siempre les arenga para trabajar más, aunque sus puestos actuales no sean los más deseados. A Luis, por ejemplo, le han tocado los mendigos, la sección más grande hasta la fecha- amplio mercado en crecimiento, con muchas posibilidades- le dijeron para que no pusiese trabas a su “ascenso”. Y era cierto, cada día veía a más clientes potenciales, durmiendo por las calles, entre cartones que a duras penas protegen del frío, rebuscando en la basura, pidiendo, … pasando desapercibidos para todos los que no sean de su misma ralea y… bueno, ahora las entidades financieras también se fijan en ellos. Sus ridículos beneficios habían sido obviados por mucho tiempo, pero ahora que llegaban las vacas flacas no se debía desaprovechar ninguna oportunidad. De ratas se cornvirtieron en inversores a los que tratar con la más amplia sonrisa.

– Buenos días- Luis se acerca extendiendo su mano acogedora, desencajando la mandibula para mostrar su cara más cordial. Y la respuesta suele ser una total indiferencia, solo rota por los que le alargan la taza señalando el cartelito en el que suplican ayudas monetarias. – No me malinterprete, caballero- y acentúa una expresión de perplejidad, como si nunca le hubiesen hecho eso mismo- yo no vengo a ofrecerle limosna, yo le traigo el futuro- Cada frase está perfectamente estudiada del manual de procedimientos, cada gesto, cada pausa o mirada ha sido mil veces testada para que nunca falle- ¿ Conoce nuestro sistema de tpv inhalámbrico?- preguntas abiertas, en las que esperas una respuesta negativa con la que soltar el rollo- Podrá cobrar con tarjeta, sin necesidad de conectarse a ningún sitio, no perderá dinero porque ya nadie lleva suelto, todos pagan con sus visas, sus mastercards, sus plastiquitos finos y seguros y usted sólo tendrá que abrir una cuenta con nosotros para beneficiarse de las amplias ventajas de ser nuestro cliente. ¿cuánto suele ganar al mes, señor mendigo?…

Con la satisfacción del trabajo bien hecho, sin que se le caiga la cara de vergüenza por ser lo que es, Luis se para con los amigotes en el bar y se burla de la “inmundicia” con la que tiene que tratar. Les habla de lo fácil que es engañarles, de lo mucho que disfruta “cazando”. Lo único que no explica, porque aún no lo sabe, es que en el plazo de un mes otro será el que ocupe su puesto ya que él pasará a ser un cliente potencial.

LaRataGris.