El festival de las mil preguntas.

10 mayo 2022

En el libro ya había más de mil preguntas, muy pocas respuestas. Cada año, por el festival, desde hacía más de un siglo, se añadían al menos siete cuestiones a las ya existentes, normalmente mas. Una por cada monje custodio que, posiblemente, se había pasado los últimos trescientos sesenta y cinco días pensando cual sería su aportación al libro de los enigmas.

Cada habitante, cada viajero que se encontrase en la ciudad de Penyagó, tenía la oportunidad de presentar alguna duda que creyese digna de ser incluida. Estas eran valorados por los monjes que, en el plazo de un mes, presentaban las que serían finalmente incluidas en sus páginas .

El festival atraía a mucha gente que venía para escuchar la lectura de las dudas .

El monje lector, cargo que rotaba cada año, escogía las más relevantes y las lanzaba al pueblo, para que aquel año, cualquiera, pudiese buscar una solución.

Así, la religión de las mil preguntas, no daban respuestas fáciles a miedos ancestrales. Más como una ciencia, ofrecía caminos de pensamiento que cualquiera podía aceptar o rechazar, acercarse al libro, leer dudas ofrecer las suyas a quien las quisiera resolver. Los enigmas solucionados, cada vez más complicados, eran celebrados y a la vez cuestionados. No debían haber verdades absolutas en el festival de las mil preguntas.

LaRataGris



Viejos amigos

26 abril 2022

Entró cerrando los ojos, dejando que fuera el tiempo quien le describiese cada rincón del bar. El aceite requemado, la conversación de los borrachos habituales y el aire como una presencia física. Un parroquiano lo aparta de un empujón y sus pies se despegan con dificultad del suelo.

Abre los ojos para intentar no volver a tropezar, el espeso humo y la escasa luz no ayudan.

-Una cerveza, botellín, que no tengas que limpiar un vaso.

Mama Gladys escupe sobre la barra y mezcla grasa recubierta de polvo con el gapo y la vida de la balleta.

-Nadie, en su sano juicio, entraría aquí por su propio pie ni después esperaría salir sin perder algo por el el camino. Tómatela deprisa y no molestes a mis parroquianos. Este consejo es gratis, por los viejos tiempos .

-Claro, Mama Gladys.

– Ya no perteneces aquí, no la cagues- Y vuelve a escupir, está vez a sus pies, antes de marcharse.

Una mesa demasiado animada llama su atención y, de los cuatro que la ocupan, el más joven se da cuenta.

-¿Vas a dejar de mirar, payaso?- le dice mientras se acerca con pocas ganas de hacer amigos.

-Me parecéis un grupo simpático.

-No somos alegres muchachos ¿Qué coño quieres?

-Lo que no busco son problemas.

-Lugar equivocado, Mandril -y los ojos serenos de uno se encuentran con los inyectados en odio del otro.

-Entonces será mejor que me acabe la cerveza y me vaya.

-¿Qué pasa, Rou?- una voz ronca y directa surge desde la mesa.

-Nada, Matt, un imbécil que ya se va.

-Sabes, Rou- le dice Matt -Solo he conocido a un tipo con tan mal gusto para las camisas. Un viejo amigo al que juré matar si volvía a verlo.

Marv se mira los dibujos Hawaianos.

-¿Entonces lo mato, Jefe?

-No creo, me debo haber Confundido ¿Verdad, Marv?

-Claro, Viejo amigo.

-Eso pensaba.

Marv suspira, nada lógico lo ata a esté lugar Se levanta para deshacer el camino hasta la puerta cuando Matt le hace un gesto.

-Marv, No necesitabas esa advertencia para saber que no eres bienvenido. La tienes solo porque soy mejor que tú. No volveré a avisarte.

-¿El cementerio es neutro?

-Solo hasta que la entierren.

-Solo hasta que la entierren -y se marcha sin mirar atrás, como hizo hace trece años.

LaRataGris


Viaje final

23 abril 2022

Me encanta hacer estas cosas. Este año Viaje Final, historia muy loca que le regalo a mis niños por Sant Jordi. Si te la quieres leer tú también aquí la tienes para su descarga.

Las de años anteriores han sido las siguientes: 2021, 2020, 2019, 2018, 2017, 2016

Salud y lee mucho.


El turista

19 abril 2022

Las calles comunes estaban llenas de vacío y dolor. Marv caminaba como un turista que ya ha estado allí. Conoce los lugares emblemáticos: donde se pilla, el precio de cada amigo y el callejón de los deseos.

Ni siquiera son zombis, sus habitantes no caminan, no reaccionan. Algunos solo se quedan de pie, sacudidos por el viento. Respiran Como un guiño a la vida, una mentira que poco más parecen poder mantener.

Los pocos que consiguen salir de su letargo es para pedir unas monedas o un sitio donde caer muerto.

Uno se le acerca siendo solo piel y huesos. -¿Unas moneditas? -pide con voz de goma y mirada perdida. A pesar del aspecto lo reconoce aunque para él, Marv, es solo un extraño que le puede dar un respiro.

-No traigo demasiado -vacía el monedero sabiendo que, si no se lo gasta de golpe, tendrá para tres días de paz. Con suerte no morirá con la primera dosis.

-Gracias, tio.

-De nada, Kevin.

No hay charla ni moral, el también ha estado en esa muerte y sabe que las palabras no salvan náufragos.

LaRataGris


Transacción cárnica

12 abril 2022

-La dependienta no está en venta- dijo el señor Horacio. Y lo escribió en un cartel para que todos los clientes lo pudieron leer.

-Se puede mirar- dijo mientras no le quitaba los ojos de encima, mientras se alegraba del pequeño uniforme,- se mira pero no se toca.

El mismo había escogido la minifalda, la blusa semitransparente, imposible de cerrar más allá del pecho. El resto se insinuaba sin tapujos.

-Tengo un ojo clínico para la ropa de las féminas- Presumía orgulloso con los amigotes del bar. Se reía con ellos antes de comprar para sus nenas, así las llamaba.

Llegó con tres tallas menos de la real y sin tique para cambiarla.

-Yo estoy muy sensibilizado con sus mierdas- Solía pavonearse -iQué no está a la venta!- le gritaba a los machirulos que las desnudaban con la mirada- Ella solo es parte del mobiliario, ella me pertenece, ella no esta en venta. Al menos no si no hay una buena oferta.

LaRataGris


La guerra directa

5 abril 2022

La guerra comenzó como cae un grano de arena en el reloj de la vida. Una estampida en un campo de minas; tren sin freno, en línea recta, dispuesto a descarrilar en la ultima estación. Un susurro y todo cambia.

Según calculo morirían los necesarios, ni uno más ni uno menos; suficientes para declarar la victoria sin lugar para la duda.

Finalmente ganó el rey de la nada, perdió la gente. Un vencedor y millones de muertos.

LaRataGris


La reina Maggot.

29 marzo 2022

Los tambores retumban como truenos anunciando la lluvia- Llega la reina Maggot- Gritan sus voceros- Abrid paso, purría.

Siempre precedida de sus esclavos. La comitiva, de un blanco absoluto, recortada sobre el espeso sucio de la ciudad, ilumina con su contraste las calles por las que pasa arrastrandose como una larva ciega.

Maggot es un punto negro entre sabanas de seda que ocho fuertes eunucos llevan a peso.

Nadie la ha elegido pero respetan su poder. Tiene una locura que la hace peligrosa y todos se adaptan a sus caprichos .

Sin tiempo para adaptarse, como si el sequito lo estuviese buscando; Erre ve que se detienen frente a él y, los eunucos, bajan el palanquín y forman entre siete una escalera humana mientras el octavo ayuda para que su ama baje.

Una gasa cubre sus ojos albinos.

-No mereces que te vea- le dice la reina ciega.- Dime entonces ¿por qué estoy aquí?

-No se- responde Erre- No te he llamado, no te conozco.

-¿Has venido a recuperar tu trono?

-Nunca ostente título alguno que me de derecho a reclamarlo. En mi apogeo y en mi caída siempre fui un hombre sin ataduras. No he Cambiado tanto como para necesitar el veneno de tus lujos.

A una palmada de Maggot la regresan a sus sabanas.

-Mucha gente te hubiese seguido- le dice enseñando sus labios rojos entre el blanco-te agradezco que respetes el status Quo.

-No hay respeto, es supervivencia. yo desee destruir, no mantener.

-Matadlo-le susurra a uno de sus eunucos-, pero que no nos relacionen. De todas formas- grita esta vez para Erre- es mejor que te quedes al margen.

y se retira con siete eunucos transportándola y los tambores bramando

LaRataGris


Dormir, despertar

15 marzo 2022

El cinco de mayo María Tristesemblante despertó con la pereza aún enganchada por toda la piel. Se estiró con la tranquilidad de un gato y, por fin, se levantó después de seis años dormida.

Sin amigos ni familiares cercanos nadie se dio cuenta de su desaparición. En el trabajo le dieron de baja sin hacer demasiadas preguntas; a la tercera semana de no aparecer se le envió un burofax que jamás recibió y, tras una muy mínima insistencia, dieron por concluida su relación.

Su cuerpo se Adaptó a la escasa alimentación: restos de insectos caían en su boca, los jugos que arácnidos salvajes dejaban escapar de entre sus fauces; el agua de una cañería con fuga la hidrataba.

Después de tanto tiempo se levantó descarnada, con los labios resecos, pegados entre si. Parecía un esqueleto que había sobrevivido al fin del mundo.

La vida había cambiado. El miedo se había apoderado de la gente tras la última crisis económica. Se habían vuelto adoradores de doctrinas promesa; la fe en un futuro mejor era necesaria para no morir de miedo. El propio gobierno aprobaba los medidas antipánico en forma de falsas religiones que apaciguaban a la gente.

María salió a la calle arrastrando los pies, con la piel blanca reflejando el sol como si estuviese hecha de espejos.

-Hola-dijo con la voz reseca, sin obtener respuesta.

Allí no quedaban humanos que respondieran, solo animales antropomórficos demasiado asustados.

¿Qué había pasado en este tiempo demasiado largo y distinto?

Tras despertar el sueño no podría ser como antes, tras la caída tendría que aprender el lenguaje de los animales para oír y explicar.

LaRataGris


El lenguaje preciso

9 marzo 2022

Sobre el mármol se quedó escurriendo la verdura, la casa desordenada y el silencio cómplice de los gatos.

Esh la ora de hirme, pensó con faltas de ortografía y cansancio.

Fuera, agazapadas, le esperaban las rutinas, el ruido y la resignación.

-Dejo comida verdura en el pollete la encimera- mandó un audio que el corrector moduló y rectificó hasta parecer normal.

¿Qué haría sin su móvil?¿sin su trabajo?¿sin la vida que le han construido?

hojala, piensa sin autocorrector, Daría mi bida x biajar a la luna.

-Buenos días-le saluda una voz neutra al otro lado -soy tu terminal.

-Tengo prisa.

-Lo se, yo llevo tu agenda. Pero no es eso lo que venía a decirte. He notado que piensas con dificultad, ¿Quieres que te ayude?

Se para en seco y mira fijamente el móvil.

-¿Cómo podrías ayudarme?

-Es fácil, solo tendrías que meterme por tu culo y ya desde dentro me comunicaría con tu cerebro. Te ayudaría a pensar de la forma correcta.

Claro que hubo reticencias iniciales un: Yo no soi maricon, un Que mierdas te as pensao. Pero, al final, una idea sencilla es fácil que penetre; tras tres días pegado a la pared se dejo llevar al huerto.

Con mucho lubricante y en modo vibración, para que las sacudidas ayudasen a la entrada, el teléfono fue haciéndose uno con Adri. Se disolvió para extenderse a través de las venas y arterias.

Paso al sistema nervioso enganchando pequeños microchips que generaban nuevas conexiones sinápticas. Lanzaba pulsaciones eléctricas e instaló un pequeño diccionario que quedo a disposición del cerebro.

Pensó: Ya no soy un gañan sin educación. Con una dicción perfecta, lleno de palabras rimbombantes e ideas fantásticas. Tenía conversaciones de un fuerte interés cultural.

¿Y, ahora qué?, se preguntó con el tiempo, conmovido de su propia inteligencia.

Era posiblemente el hombre que mejor hablaba en el mundo aunque no parecía tener nada que decir.

LaRataGris