La barrera invisible

18 febrero 2019

Primera lección: La vida, tu vida, no te pertenece . Eres el engranaje de una gran corporación, la humanidad, cuya dirección ha caído en malas manos.

Segunda lección: Destruye el sistema, tendréis que liberaros.

Existe una barrera invisible entre ficción y realidad, un punto de no retorno que nadie se ha atrevido a traspasar, por eso bailamos en la ficción.

Ficción: la realidad es una ficción, una mentira impuesta,aunque casi siempre autoasumida con ayuda de una educación programada.

La ficción sirve para cohesionar a la sociedad. Gracias a ella se sustentan los regímenes actuales. Caprichosos y personalistas en un salvajismo de mercado.

Realidad: Son mucha de las cosas que no nos creemos, que harían avanzar el mundo. La realidad nos asusta, por eso la escondemos tras un velo de ficción. “Son utopías irrealizables”, así las defienden los reales.

Destruye la ficción, como al sistema. Ponla en en evidencia y nada dolerá más que la libertad, exigente amante, no siempre complaciente, por eso se la elude tan amenudo.

Algunos papeles planteaban planes irrealizables, pocos se habían salvado de la quema. Su autora había desaparecido como humo pero quedaba la idea, como un susurro en primavera, flores estallando a cámara lenta, imparable.

LaRataGris

Anuncios

El gobierno da trabajo

12 marzo 2015

El gobierno da trabajo


Pistolas de ciudad

28 octubre 2013

La ciudad invadida. Se llena de pistolas uniformadas en cada esquina. Paran de forma aleatoria, no sabes si buscan a hombre o mujer, de nacionalidad indeterminada, en algún rango de edad cualquiera…podrías ser tu. Yo veo que todos tienen orejas, no hay mancos entre los que detienen, ni piratas con un solo ojo y pata de palo golpeando el pavimento.

Si les preguntas te dirán que circules, que los sheriffs buscan a los malos. Ninguno de los que entregan papeles parecen llevar el gen del malhechor entre ceja y ceja, o tu no lo sabes ver. Quizá sólo es una excusa y la realidad dice que el alcalde bajara mañana al reino, empieza la campaña. Paseara entre sus súbditos, igual que hacía antes de forma anónima, cuando no era nadie y no tenía que aparentar que alguien lo quería matar por ser demasiado, bueno, bueno.

LaRataGris