Muérase, por favor

19 enero 2018

Muérase, por favor

 

Colabore en Payhip  o en Comic Square, por si no hay pensiones para cuando llegue.

Anuncios

El sistema siempre funciona

21 diciembre 2015

Vayan por delante mis disculpas a las putas, sin lugar de dudas un colectivo que me parece más decente que la comparacion que usare en la próxima frase.

¿Es la democracia una prostituta vendida al mejor postor? Sus proxenetas la exhiben sin pudor, ofreciendo sus mieles a cualquiera que quiera catarla- Toca- parecen querer decir mientras ponen sus pechos entre tus labios- ¿acaso no es lo más rico que has probado nunca?

Pero sus tetas flácidas y exprimidas hasta la saciedad ya no tienen leche que nos regale el paladar. Aún así el sistema siempre funciona. Al votar, por encima de cambios o permutaciones que pretendas conseguir, tu voto representa tu participación. Eres parte de la fiesta de la democracia. En definitiva aceptas el sistema. Pero, la cosa no acaba aquí, si decides no votar es que estas contento, quieres quedarte con lo que tienes, aparte de ser un paria repugnante para los que creen tu voto necesario, curiosa forma de pedir ayuda.

Y yo me pregunto: ¿Dónde sueñan los anticapitalistas? ¿dónde los antisistema que tanto gustan a los medios que cubren manifestaciones? Sin voz ni voto somos un lastre para la izquierda, la derecha intenta manipular nuestras actuaciones. Somos los enemigos de este sistema que siempre funciona. Dirán que nos presentemos a sus elecciones si es que queremos cambiar algo y sera por que no habrán entendido nada. Un verdadero cambio jamas seguirá las reglas que ellos mismos reescriben.

El sistema, para mi, no funciona pero seguirá funcionando siempre mientras no encontremos caminos libres de sus condiciones. ¿Votaste para un parche? Yo…bueno, ahora toca caminar.

LaRataGris


No era necesario el amanecer

17 agosto 2015

No era necesario el amanecer diario para saber que pasaban las horas. Bailábamos el tictac de un reloj imaginario, mientras que el sol venía con el canto del gallo. Se desperezaba la vida y en un bostezo aparecía la bella durmiente a deshoras, arrastrando vida.
Todo sucedía sin más; aunque el ser humano hubiese encerrado los días en semanas, las semanas eran meses y los años discurrían fugaces desde hacía un siglo o veinte lustros. No importaban las casillas en las que intentásemos contenerlo. Fue sentenciado incluso para los días oscuros en que negras nubes acercaban la noche. Quedo estipulado un sistema rígido en el que sólo se cambiaba el ritmo si lo necesitaba el superhombre del dinero. Se retrasaban y adelantaban las manecillas mientras, en realidad todo seguía igual, incluso para los que no sabían que no era necesario que amaneciese y se despertaban para estar juntos con las primeras luces del día.

LaRataGris


Mitos y leyendas

4 diciembre 2014

mitos y leyendas


Los falsos mesias

11 junio 2014

Los falsos mesias


Entre crisis

7 diciembre 2011

Marc era un superviviente. Cada crisis se volvía pequeño, respiraba de forma pausada y dejaba que su organismo quedase en estado latente hasta escuchar el regreso de las vacas sagradas. Dormitaba días, meses o años antes de volver a sentir la fragancia del dinero. Entonces regresaba con hambre de comérselo todo.

Conoció a Dalma entre crisis. Nada había cambiado desde la última caída del sistema pero, la maquinaria, buscaba vías para subsistir. Ofertas anticrisis, créditos para chucherías y el dinero negro… ella apestaba a despilfarro, la última juerga antes de volver a tropezar.

Marc aún se estaba desperezando con el tintineo de las cajas registradoras cuando Dalma llegó entre todos los compradores. Se paseaba contoneando las tarjetas de tienda en tienda. Compraba montañas de insignificancias para poder perder las baratijas más inútiles e irresistibles en un suspiro. El centro comercial hervía de gente como ella; sin poder pagar se endeudaban para escenificar una escapada de la miseria. Los peones más desfavorecidos sonreían a la masa vacacional tras el mostrador, con cuerpo de pocos amigos. Marc paladeó la piel forrada de joyas de Dalma y quiso saborearla para toda la vida. La invitó al banquete caníbal de sus cuerpos y juntos se compraron una casa, ropa adecuada y muchos y excesivos lujos. Se arrastraban hasta el próximo bache, se empachaban de capitalismo soñando que siempre podrían fingir lo que no tenían, que eran pobres circunstanciales, esporas apunto de germinar para dejar atrás su no-vida.

LaRataGris


Los cimientos del sistema

29 noviembre 2011

Manuel lleva toda una vida buscando huecos. Se desliza sobre luces encendidas para tener algo que ver, suplica pan en trabajos de esclavo y sonríe si le llega para sobrevivir un día más. Pero ya ha muerto varias veces sin vislumbrar alguna mejora en su nicho. Poco a poco se va quedando sin salvadores que lo resuciten, esta sólo con su hambre.

Arrastrándose regresa a las mansiones donde habitan los amos, con su lista de fracasos escrita por todo el cuerpo como presentación. Ha sido naufrago de un barco pesquero, pulgón en la floristería, pieza defectuosa en la cadena de montaje,… el agrio en la simpática multinacional de la carne. Aún le piden más vidas que demuestren su valía. Sin experiencia para los nuevos grilletes, sin preparación universitaria adecuada para recetar gominolas, demasiado caro para despiezarlo, demasiado entero para subvencionarlo.

Lo encierran en la realidad sin posibilidades de escape. Esta atrapado pero cree en el sistema, en la promesa, el sueño de una salida. Manuel sabe que sólo es una hormiguita, un don nadie, pero – Cada peon se tiene que esforzar por el bien de la construcción. Un pequeño sacrificio para el futuro.- Respira hondo el mensaje, lo hace suyo. Acepta las palabras que suenan cada media hora en la intraradio y no se rinde.- Tu país te quiere, tu país te necesita-.

LaRataGris.