El falso ídolo

16 febrero 2015

– mi gobierno- el discurso, hablase de lo que hablase, era un calco del anterior. Podían cambiar las palabras, los hechos, pero no la intención, las conclusiones del yo bueno el resto caca cacota. Tanto daba si alguien pasaba hambre, enfermaba o, incluso, moría. Ellos tenían claro que eran semidioses- todo ha salido bien.

– De no ser por nosotros…- la culpa era evidentemente ajena, heredada. Cuando algo así no funcionaba se explicaban con un- y tu más, chincha rabiña cara de piña-, eso debía ser suficiente.

– …no podemos permitirlo- unos minutos antes lo quisieron linchar pero ahora toda la asamblea se levantaba para vitorearle. Incluso se escuchó alguna voz jaleando al presidente: ” viva, bravo”. Marcelo, disfrazado de nuestro presidente, totalmente en su papel les hizo callar con un gesto de las manos.- igual que a vosotros al principio, todos creerán que soy él, todos hablaran de nuestro mensaje.- y un nuevo aplauso acabo con cualquier tentativa de seguir hablando.

– ¿Preparado?- el cámara mostró cinco dedos de su mano derecha y comenzó una silenciosa cuenta atrás. Cuatro, tres, dos, uno y, cuando sólo quedó el puño cerrado en alto, Marcelo empezó el discurso que habían preparado. Habló de corrupción, de recortes, de sanidad,… el hombre del plasma dijo todo lo que un día antes les intentó ocultar.

La gente, que no sabía nada del pinchazo al plasma presidencial, no se imaginaban que el gobernante había sido suplantado y lo escucharon como nunca habían hecho antes, aplaudiendo cada autoinculpación, cada palabra era bien recibida.

Tres días después lo detuvieron por hacerse pasar por quien no era, por difamación y terrorista. Al dar la noticia nadie la creyó pues el falso ídolo era más real que el original

LaRataGris

Anuncios

No soy partidario

26 mayo 2014

Lo reconozco, aunque no paro de hablar, no soy partidario de hacerlo sobre política. Me gusta más una acción directa, aunque muchos de los caminos de la misma estén cerrados. Si transitas por sus sendas a cada paso hay una traba, te obligan a acabar en un callejón sin salida a menos que adecues tu discurso, tienes que decir sus palabras, vacían tus contenidos permitiendo una única justificación al honor- entrare y lo cambiare todo desde dentro- jamas te dejaran llegar, mucho menos cambiar algo, esa es su realidad, permitirte para aparentar democracia pero que nada sea distinto a como esta previsto. Esa, dicen, es la única salida.

Por supuesto que puedes buscar otras formas de hacer, pero irán por ti por ilegal. Unas leyes de su puño y letra justifican que la decencia pueda ser penada. Es curioso que la alternativa sea seguir sus pasos o jugar a polis y ladrones, tu que no eres ni una cosa ni la otra, eres partidario de ningún partido, eres no partidario, eres parte de la política y hay que asumir las consecuencias de tus actos.

LaRataGris


Memorias de mosquito

23 septiembre 2013

No hay nadie más en la habitación; yo y un mosquito. El me narra como, con su forma insignificante, consiguió toda la sangre que quiso.

 

Memorias de mosquito

 

Dice el mosquito, no un insecto cualquiera, un bicho instruido, cultivado, de palabra elegante y convincente, un mosquito como no los hay que nos recriminó- …pues no soy solo yo, al menos no unicamente yo. También mis hermanos, incluso mis primos tigre, por pánico que os cause, tenemos hambre, queremos comer, necesitamos alimentarnos y tenemos derecho a subsistir. ¿ no veis que somos parte de la cadena trófica, que sin nosotros se tambalea el ecosistema? Es importante que dejéis de odiarnos, que nos permitáis hacer sin restricciones…por el bien de todos, eso es incuestionable.- Evidentemente hubo muchos otros blablaes, aquí se transcribe solo parte del discurso. Se gestaron infinitas frases con sentido, argumentos y palabrerías que, al que más al que menos, convencieron de abrir de par en par las ventanas, no manotear y compartir un poquito de vida aunque fuese un algo doloroso.

 

LRG

 

– Menudo sin sentido- le espeté- quien sería tan estúpido como para haceros caso solo por que si.- pero no hubo respuesta. Se alejó su pequeño zumbido sin que yo llegase a comprender que en esa historia una cucaracha me habría hecho entender mejor la sátira política. Pero no había tiempo para pensar, mi país me necesitaba.

 

LaRataGris