Instantes

24 julio 2018

Portada el éxitoCon ustedes: Pedro Garcia. Pedro, ¿cómo te sientes? ¿en qué ha cambiado tu vida al inventar estos instantes?

-Estoy de puta madre. I feel putísima madre – le digo canturreando.

En ese momento me imagine como la gente se masturbaba mirando la pantalla. Era un animal salvaje al que nadie podía controlar.

Desorientado

Un mazazo pesado.

La cabeza, ¡boom!

La boca pastosa

Un instante, tomo un instante y la realidad está en su sitio

En ninguna parte de un desierto; sin agua, sin provisiones. Un fuerte viento de calor acaba con todas nuestras esperanzas. El equipo, demasiado frágil para este traqueteo, termina destrozado, sin posibilidad de reparación.

Nuestra expedición llega a término, según lo previsto, mental y físicamente destrozada.

Nos sentamos a morir sabedores de que esa es nuestra única opción, el deseado final de nuestra empresa.

Siete días antes. Soy un triunfador, también el mayor consumidor de mi producto. El éxito me sonríe, todos los periodistas alaban mis decisiones como algo de suma importancia para la humanidad.

-Es evidente que mi legado me sobrevivirá como un regalo que le dejo al mundo.

Claro que no era un regalo desinteresado. He recibido mi buen pago y vivo cada instante como el puto amo que soy.

Inventar instantes de Euforia me ha hecho tan asquerosamente rico que el dinero me quema como el fuego lamiendo los árboles de un bosque en llamas.

-¿Cómo puede no asegurar que lo único que ha hecho es inventar una droga?¿No es cierto que ya hay más adictos que a cualquier otra existente? La gente hace cualquier cosa por sus probar sus pastillas mágicas

-Deberías, te veo tenso. Esto te deja de puta madre.

Putos, putos, putos haciendo cualquier cosa por la puta audiencia

-Ningún país ha prohibido mi producto, es un jodido gran invento

Todos quieren ser parte de mis momentos. Llegan a asesinar por pertenecer a mi círculo secuencial.

Evidentemente yo tengo la última palabra y, bajo ningún concepto, un asesino seria digno de caminar a mi lado, a menos que lo mereciese.

-¡Esta va a ser la jodida mejor expedición fracasada!

Escojo a las más hermosas mujeres, a los mas bellos hombres, para ser mis más fieles compañeros en este viaje a la muerte, esta mierda va a ser buena. Ellos morirán por mi, por un instante, sin dudarlo.

-Es un concepto sencillo, busca el contraste, como una balanza: iEquilibrio!

-¿Qué quiere decir, señor Garcia?

– Que te sientes de puta madre tras la mayor de las penas. Murió mi madre…- se me quiebra la voz en un punto lejano del universo-. Soy tan feliz.- Y me recupero-. Caes en desgracia, te tomas nuestra pasti y estas a full.

-Y ¿creé que su droga está provocando que la gente se automutile para que la subida sea más fuerte?

Uno a uno beso sus labios fríos. La derrota se nota en los movimientos tristes de todos. Con el beso les dejo un grano de arroz en el paladar. Permito que el mio se disuelva entre los jugos de la boca-.Vamos a morir

Me embarga la tristeza por un instante y luego, el cambio, el salto brutal.

LaRataGris

Acabas de leer el reto 12 de Insectos comunes, ¿qué tal?¿ha cumplido lo que prometían las reglas?

Hay dos éxitos más:

Do it, Rufus! de Benjamín Recacha

y

Mil millones de libros de éxito de Toni C.

Recuerdas que puedes apoyarnos comprando nuestra revista digital en Lektu o en Payhip.

Si quieres puedes escuchar el relato aquí mismo

salud

Anuncios

camino de ascensos

22 agosto 2017

su vida había descrito una parábola, había subido hasta la cumbre más alta y, ahora, tocaba caer como un meteorito. El ascenso le había parecido mucho más lento y cansado, aun así intentaría volver a escalar para poder frenar el golpe.

Se agarró a los viejos logros, el brazo casi se le desencaja pero consiguió una ligera frenada, suficiente para mirar alrededor. A su lado iban cayendo, como lluvia intensa, otros pobres desgraciados. Gritaban como pólvora quemada pero él aún tenía que estallar, él no era como esos pobres diablos.

Con todo en contra quiso remontar por el lado inverso, giró sobre su ultimo traspiés y desde allí vio el fallo del anterior y el de mucho antes. Se había equivocado tantas veces.

Se soltó dispuesto a empezar de cero. Su primer paso fue en horizontal, estar abajo, con los suyos, seria su mejor camino. Ya no cometería el error de subir donde no se le había perdido nada.

LaRataGris

Portada Vota Charlie: Piezas

Y “Vota Charlie” en:

Comic Square o Payhip


Castas

6 marzo 2014

castas


Presidente blablabla

20 enero 2014

– Les habla el presidente- dijo la pantalla de plasma sin que nadie quisiera escuchar. Era un hombre amoral y sin principios, con poca o ninguna credibilidad en lo que pudiese decir ¿para qué perder el tiempo oyendo sus inconsistencias?

Se dedicaba a ordenar y disponer vidas a su antojo y conveniencia. El bien común era su excusa. Con el justificaba que alguien famélico tuviese la obligación de pasar más hambre, como si las palabras, las buenas intenciones, fuesen suficiente alimento.

Ademas la suerte tenía demasiada importancia en todo lo que predicaba. Las cosas no sucedían por que el las dijera, por que luego se esforzase en hacer sus promesas realidad. A veces parecía sentarse a verlas venir, no existía la libertad y eso también desmotivaba a las orejas. Hablaba el y hablaban sus ministros, se pasaban el mismo papel para leerlo una y otra vez, querían que calara y con cada palabra subía el pan. Era terrible -que no los escuchen los panaderos- se gritaba en los blogs, en los bares- Haced algo- escribían los revolucionarios- y el vendedor de guillotinas recogió el testigo. Vio un nicho perfecto, como hacia tiempo que no encontraba. Por eso subió los precios e invirtió en publicidad y, la verdad, espero que no le vaya nada mal, hay que apoyar a los emprendedores.

LaRataGris


El paro constructivo

4 febrero 2012

El paro constructivo


Asumiendo imposibles

27 septiembre 2011

Me cansé de perseguir estrellas fugaces, bañarme en los colores del arco iris, volar a la perdición, directo al octavo sol de la medianoche. Empezaba a necesitar que mi vida fuese más real. Palpar tangibles para soñar que aún era posible imaginar utopías.

Apague todas las luces de mis fantasías y me vestí de hombre normal para llegar hasta el corazón de la bestia. Necesitaba saber de que huía para aprender a seguir. Me mezclé con sus siervos, jugué con ellos y perdí todas mis posesiones; ojos, labios, oídos y pies. Sin poder caminar me arrastraron por sus pasadizos sin final. Hicieron con mis restos cualquier barbaridad y entendí que el mundo real es triste y desalmado.

Ya no soy un ermitaño asceta. Vivo tu mismo dolor pero yo grito en medio de tus apariencias. No escondo la derrota, no la justifico, aprendo de ella y entiendo que es necesario perseguir estrellas fugaces, bañarse en los colores del arco iris y volar directos a la perdición si esto nos hace más libres, si nos ayuda a dibujar nuevos mundos.

LaRataGris


El hombre pequeño

26 septiembre 2011

Cuando el hombre pequeño nació su mamá le susurró al oído que ningún hombre podía ser demasiado grande, demasiado listo o guapo. Y a pesar de lo dicho fue creciendo tan listo y guapo como ella habría querido. Pero ser pequeñito era algo que el tenía bien aprendido. No como el resto de hombres. Todos subían un escaloncito más, pisaban y apaleaban a cualquiera por verse algo más arriba, en la cima aparentando ser enormes para los que se habían quedado abajo.

El hombre pequeño siempre recordaba las palabras de su madre y prefería caminar tranquilo. Sabía que subir no le hacía crecer, que era más inteligente ser feliz y lo de ser bonito era demasiado fugaz como para buscar maquillaje.

Poco a poco muchos hombres pequeños se fueron cruzando, muchas mujeres pequeñas con las que compartían niños diminutos. Lo que no sabía uno lo aprendía el otro. De padres a hijos, entre amantes, amigos y compañeros de viaje. Fueron siendo insignificancias que juntas eran inmensas… Desde arriba los observaban sin saber por que ya nadie quería subir. Sólo veían hormiguitas donde habían habitado hombres de verdad, ese era su respuesta más inteligente, su gruñido más complaciente y básico. Bajar a ver que pasaba era una derrota demasiado dolorosa como para hacerle caso al instinto, prefirieron ahogar a las hormigas.

LaRataGris